Archivos de la categoría ‘Jornadas y Eventos’


Bonington

             Con enorme alegría recibimos los amigos de la montaña de Granada la noticia de que la Fundación Caja Granada iba a preparar una acto en el que intervendría Chris Bonington, una de las leyendas vivas de el alpinismo y de la exploración de alta montaña. Y fue una alegría porque más allá de los pocos casos en los que los logros de un montañero son debidamente recogidos, y hasta maximizados, por los medios de comunicación, la montaña (pese a su sacrificio, su desafío y su gran enseñanza) es el gran olvidado de nuestro deporte nacional. Una ciudad como Granada, con el magnífico macizo de Sierra Nevada a sus espaldas, bien merecía la visita de una figura de tan altísimo nivel como la de Bonington, y es justo agradecer el buen ojo de la fundación.

                Como niños dispuestos a ver una fabulosa función nos reunimos los amigos que normalmente solemos atacar las cumbres bajo la común bandera de Gran Embolao. Eran las 19:45 y una inmensa cola aguardaba junto a la puerta de acceso. El bueno de Fausto Ortega había podido escaparse antes asegurándonos una buena posición en la misma, así que comenzamos el acceso inmediatamente.

Mesa Bonington

                La mesa del acto estaba compuesta por José Manuel Anglada, auténtico pionero de la escalada española, quien actuaría de improvisado traductor. Le acompañaba Miguel Angel G. Gallego, Montañero y buceador murciano de altísimo nivel, que con sus palabras introductorias y su moderación nos haría comprender los enormes conocimientos y pasión con las que a sabido abordar el desafío de la montaña. Ellos dos arropaban a un Chris Bonington octogenario pero que aun conservaba la fiereza de su mirada. Tres auténticas bestias pardas de la montaña permanecían sentados, humildes, mirando un gallinero atestado de gente. La conferencia de Bonington giraría en torno a su vida, por que solo con eso hay paraBonington en el atril escribir  varios kilos de papel: “Mi Vida de Escalada”. Y no es para menos. Algunos de los reconocimientos obtenidos por Bonington y la humildad con las que los pasea simplemente te dejan sin habla:

  • Nombrado Sir (Caballero) por la Reina de Inglaterra, titulo recibido anteriormente por Sir Edmund Hillary.
  • Orden del Imperio Británico.
  • Medalla de la Royal Geographical Society.
  • Orden de la Reina Victoria.
  • Piolet de Oro Internacional
  • Medalla Lawrence de Arabia de la Royal Society
  • Presidente del movimiento conservacionista Mountain Wilderness, sucediendo a Sir Edmund Hillary

Bonington, Cazador de Imposibles

             Si por algo se ha caracterizado la trayectoria montañera de Chris Bonington ha sido por su obsesión de abrir vías nuevas, las más difíciles, en las cimas que escalaba y por ser un magnífico organizador o Jefe de Grupo de Expedición. Con puntualidad inglesa, a las 20:00 horas el acto comenzó con unas primeras palabras de Miguel Ángel Gallego, quien con sabiduría y emoción nos puso en antecedentes de la figura que teníamos delante, del auténtico animal alpino que había descendido hasta aquella sala. Su vida, simplemente apasionante, nos servirá de excusa en esta entrada para realizar un recorrido por las paredes más desafiantes de nuestro planeta. Preparad palomitas, por que esta entrada os llevará un tiempo acabarla al completo.

                 Bonington se levantó y con paso calmado inició la narración de una vida épica, desafiante y plena que comenzó un 6 de Agosto de 1934 en Hampstead, Londres. Sus primeros encuentros con la roca sucedieron en 1951 a la edad de 16 años. Accedió a la Academia Real Militar de Sandhurst, donde acabó licenciándose en el Regimiento Real de Tanques allá por 1956. Este destino le permitió salir por primera vez de su país encontrándose con las altas cumbres de Europa, ya que fue enviado al norte de Alemania. Después de tres años en este destino sirvió como instructor militar  de montaña durante dos años más.

                     Hacia el año 1958 volvió a interesarse por los Alpes, integrándose en la primera cordada británica que realizara el ascenso por el Pilar Suroeste del Dru, también conocido como Pilar Bonatti, en Chamonix. Esta cordada estaría integrada además de por Bonington, por otros grandes escaladores: Don Whillams, Jan Dlugosz e Ian Clough. A continuación podemos ver un fragmento de una película de la época donde se da cuenta de la primera ascensión de Bonatti a esta magnífica aguja.

                     En 1960 Bonington se embarcó en un navío, la forma más económica de viajar en aquella época, con destino a la India. Su objetivo era integrarse en una Expedición conjunta británico-india-nepalí, con la cual y junto a Dick Grant, Capitán de los Royal Marines, y a Ang Nyima, Sherpa de la Brigada de Gurkhas, consiguió el primer ascenso al Anapurna II (7937 metros). El Anapurna II es un pico situado al Oeste del macizo del Anapurna, a más de 30 kilómetros de distancia de la cumbre principal (Anapurna I), totalmente independiente y casi de la misma dificultad.

                    En 1961 se hizo evidente que sus expediciones resultaban incompatibles con su trabajo en el ejército, asi que decidió abandonarlo para integrase en una expedición civil que trataría de abrir una nueva vía en el Nuptse (7861 metros).  En la región nepalí de Khumbu, a solo dos kilómetros  al suroeste del Everest, el Nuptse ofrece su  cara Sur, un demoledor y gigantesco muro de roca. Su nombre significa “Pico del Oeste”, ya que en realidad forma parte del macizo conocido como Lhotse. Más que un pico, el Nuptse debería ser considerado como una cresta formada por varios picos. Y aunque por otras vertientes no es un ascenso difícil y de hecho forma parte de la ruta de campos bases que dan acceso al Everest, la enorme complejidad de su cara sur bien merecía una expedición. En palabras de Bonington el equipo tenía una forma un tanto anárquica de trabajar. Eran un grupo de bien dotados escaladores extremadamente decididos a encontrar su propia vía hasta la cumbre. Bonington se encontró con el equipo en Katmandhu, desde donde partirían en un largo treking  El primer ascenso fue conseguido el 16 de mayo por Dennis Davis  y el Sherpa Tashi, y solo unos días después por la expedición británica de Bonington. Es tal la dureza y la dificultad técnica de esta pared que hasta la década de los 90 no volvió a intentarse de forma sistemática para buscar nuevas vías.

                     Recientemente, en octubre de 2012, los himalayistas españoles Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza lograron quedar a tan solo 160 metros de la cumbre, pero el fuerte viento les obligó a abortar, como podremos ver a continuación.

                     Al acabar la expedición al Nuptse,  Bonington volvió a Europa para volver a integrarse con el equipo de Don Whiliams. Inicialmente su objetivo era lograr cumbre por la cara norte del Eiger, para lo cual acamparon junto a su base. Pero el verano no parecía dar tregua y el mal tiempo hacía inviable intentar el ascenso por lo que en Agosto el equipo decidió moverse hasta otra zona que estaba en liza en el panorama alpinístico del momento. El Pilar Central del Freney resulta ser la vía más complicada y técnica de acceso al Montblanc. En julio de ese mismo año dos cordadas, una francesa y otra italiana, estaban tratando de abrir la vía cuando se desató una tormenta terrible que acabó con la vida de cuatro de los siete alpinistas que luchaban por la cima. Los tres montañeros supervivientes, entre los que se encontraba Walter Bonatti, se vieron obligados a retirarse por mal tiempo. Un mes después llegó la cordada de Bonington,  consiguiendo abrir la vía y logrando cima entre el 27 al 29 de Agosto. A partir de ese momento esa vía sería conocida como la Vía Británica, y ¿que mejor que ver una escalada actual de esta para comprender su dificultad técnica?

 

                    En septiembre de 1961 Bonington consiguió un trabajo estable en Inglaterra que debía aprender a combinar con su pasión por las montañas. Su estancia en Reino Unido le sirvió para conocer a Wendy, con la que se casaría en Mayo de 1962. Es admirable la ternura con la que un hombre de este calibre recuerda este momento, calficándolo el mismo como el evento más importante de su vida. Y en ese momento, recién casado y con un trabajo estable, la montaña volvió a llamarlo. Recibió una invitación para unirse a una expedición que partiría el siguiente otoño hacia el sur de Chile, en Sudamérica, para tratar de acometer el ascenso a la Torre Central del Paine. Inmediatamente su jefe le dijo que debía decidir entre su carrera profesional y su pasión por la montaña. Y decidió lo último, abandonando su trabajo en julio.

                  Aquel verano del 62 viajó de nuevo a los Alpes, dispuesto a realizar el primer ascenso británico a la Norte del Eiger. Todos los infructuosos intentos anteriores parecieron prepararlo para aquel momento. Consiguió cima junto a Ian Cloughtz. De la complejidad de esta cara del Eiger ya tuvimos oportunidad de hablar hace unos años en una entrada. Pero en el siguiente video de un reciente ascenso podréis contemplar, casi sin aderezos, su dificultad.

                  Y también os dejo, porque merece la pena verlo, la recreación que hicieron hace ya bastantes años en el programa Al Filo de lo Imposible de la trágica escalada a la Nordwand del Eiger de los aragoneses Alberto Rabadá y Ernesto Navarro. Los dos jóvenes murieron a escasos metros de la cumbre después de realizar un ascenso duro y trabajoso, con equipo antiguo y en pésimas condiciones meteorológicas. Excelentes escaladores de roca pero con pocos conocimientos de escalada en hielo, sufrieron lo indecible pero no se rindieron, hasta que ya no les quedaron fuerzas. Un documento extraordinario de una aventura trágica.

                 En octubre de 1962 finalmente Bonington viajó en compañía de su mujer hasta el sur de Chile, dispuesto a enfrentarse a la Torre Central del Paine, que coronaría junto a Whillams en enero de 1963. Las Torres del Paine son un pequeño y escarpado grupo granítico de singular belleza situado en el Parque Nacional Torres del Paine, en la Patagonia chilena. Aquí tuvieron oportunidad los británicos de enfrentarse por primera vez a los formidables vientos patagónicos. En el siguiente video unos chilenos sube a la Central del Paine por la via Bonington-Whillams.

                  Al retornar a Inglaterra en 1963, Bonington se estableció junto a su mujer en Lake District, una zona rural al noroeste de Inglaterra, y comenzó a escribir su primer libro: “He Elegido Escalar”. En este libro narraba su experiencia escalando la Norte del Eiger. Dedicó los veranos a realizar escaladas en los Alpes, entre las que destaca el primer ascenso en 1965 al Pilar a la Derecha de Brouillard, en la cara Sur del Montblanc. Pero fue en 1967 cuando obtuvo reconocimiento entre sus conciudadanos británicos ya que se planeo la escalada de la Aguja Old Man of Hoy, que tendría una gran cobertura de la BBC y por tanto gran repercusión mediática. El Old Man of Hoy es una aguja de arenisca roja, de 137 metros de altura, que emerge prácticamente del mar sobre una base de rocas ígneas basálticas. Está situado en la Isla de Hoy, en las Islas Orcadas, Escocia. Un equipo formado por Chris Bonington, Rustie Baillie y Tom Patey habían logrado escalar en tres días  la aguja un año antes. El 8-9 de julio de 1967 la BBC creó un programa especial que seguiría en vivo la escalada del pináculo. Bonington y Patey repetirían su ruta original, pero otros dos equipos de escaladores buscarían nuevas vías. A continuación tenéis el programa de la BBC, resumen de las distintas emisiones.

           A partir de aquel momento Chris inició su trabajo como reportero fotográfico, especializándose en cubrir expediciones de alta montaña o destinos sálvajes. El climax de su carrera periodística llegó en 1968 cuando acompañó a una expedición del ejército británico durante el primer descenso del Nilo Azul. En esta expedición fueron amenazados por cocodrilos, por impactantes rápidos e incluso fueron emboscados. Una vez más se dio cuenta de que su trabajo le estaba alejando de su verdadera pasión: las cumbres.

La Época de las Grandes Expediciones

Durante el otoño de 1968 Bonington comenzó a planear una expedición a los Himalayas que acometiera el ascenso de la cara sur del Anapurna. Hasta ese momento no se había intentado el ascenso de aquel enorme muro de más de 3000 metros, mezcla de hielo y roca. Aquella expedición, liderada por Bonington,  logró llevar a la cumbre a Dougal Haston y Don Willams un 27 de mayo de 1970. Desgraciadamente su compañero de cordada, Ian Clough, perdió la vida durante un desprendimiento de seracs hacia el final de la expedición. La siguiente película recoge aquella expedición.

               El siguiente paso lógico después del éxito de la Sur del Anapurna era tratar de alcanzar la cima del Everest por su cara Suroeste. Bonington lo intentó en 1972, pero los salvajes vientos del otoño y el invierno impidieron que hiciera cumbre. Debido a que las autoridades nepalesas solo permitían una expedición a la vez no pudo realizar más intentos ya que la cola de expediciones lo postergaba hasta 1985. Así que se decidió por otras cumbres.

                En 1973 realizó el primer ascenso al Brammah (6411 metros) junto a Nick Estcourt y en 1974 atacó el Changabang (6864 metros) junto a Doug Scott, Dougal Haston, Martin Boisen, Balwant Shandu y Tachei Sherpa.

               Pero en 1975 se presentó otra oportunidad para intentar la cara Suroeste del Everest, para lo que Bonington reunió a un equipo basado en el que había logrado los éxitos en la Sur del Anapurna. El éxito más significativo fue la superación de la banda de roca situada a 8200 metros, concluyendo en la cumbre de  Dougal Haston y Dough Scott el 24 de septiembre. Desgraciadamente durante esta expedición Mick Burke desapareció y su cadáver nunca fue hallado.

La Epopeya del Ogro

             En 1977 Bonington y Scott prepararon el primer ascenso al Baintha Brakk ( 7285 metros), terrible pico conocido en occidente como El Ogro y situado en Pakistán. Sin embargo, la expedición del británico no pasó a la fama por ser la primera que hollaba la cumbre, sino por ser un extraordinario ejemplo de resistencia humana y supervivencia en altitud. Cuando comenzaban en primer rapel de descenso Scott se partió ambas piernas, que unido a una neumonía y una rotura de dos costillas de Bonington, los dejó en un estado lamentable. Por si fuera poco, al estar ya en la parte final de la expedición los alimentos y los suministros prácticamente se habían agotado. Como pudieron, unas veces porteando Bonington a Scott, otras simplemente arrastrándose, lograron descender hasta el campo base en medio de una fuerte tormenta. Cuando lograron llegar descubrieron que no había allí nadie, dado que sus otros compañeros de expedición los habían dado por muertos y se habían marchado, por lo que aun tuvieron que pasar varios días hasta que pudieron encontrar ayuda. Y sin embargo  el ascenso es en si mismo algo extraordinario. El ogro, un enorme pináculo de roca y hielo ha podido ser escalado en poquísimas ocasiones. A continuación os dejo un video sobre una nueva vía abierta por unos escaladores norteamericanos que bien les valió la nominación para el Piolet de Oro 2013. En sus imágenes podréis comprobar la verticalidad de esta montaña.

                 En 1978 organizó otra expedición para tratar de acometer el ascenso a la Cresta Oeste del K2, pero la expedición terminó dramáticamente debido a la muerte por avalancha de su amigo Nick Estcourt. Poco a poco todos sus compañeros de cordada iban quedándose en las cumbres, para siempre.

                Durante un par de años permaneció alejado de las cumbres, escribiendo su libro “En Busca de Aventura“, pero en 1980 el gobierno chino abrió algunas de sus montañas para que fueran escaladas por montañeros occidentales. Después de un reconocimiento previo se organizó una expedición que finalmente alcanzaría la cumbre por vez primera en una aislada montaña en el remoto Xingiang Occidental: El Monte Kongur (7719 metros). La cumbre la hicieron Peter Boardman, Joe Tasker, Alan Rouse y el propio Bonington.

               En 1982 Bonington junto a parte del equipo que había alcanzado el Kongur, trato de alcanzar la Cresta Noreste del Everest sin oxígeno. Uno de sus compañeros, Dick Renshaw, tuvo que abandonar debido a que el doctor le detecto un leve derrame cerebral. Bonington intentó hacer cumbre junto a Boardman y Tasker, pero pronto vió que no podía seguir el ritmo de sus compañeros por lo que tendría que hacer el ascenso en solitario. Chris vio como Boardman y Tasker simplemente desaparecían cerca de la cresta, acabando con la buena sintonía de lo que el británico describió como la expedición más alegre de su vida. Pero no se rindió y continuó en solitario hasta hacer cumbre.

                En 1983 Bonington realizó el primer ascenso a la cima Oeste del Shivling, una montaña de 6501 metros situada en la India. La subieron en estilo alpino, empleando 5 días para subir y bajar. A continuación podréis ver un video de una reciente ascensión a esta montaña.

             Unas semanas  después de conseguir esta cima se unió al millonario Frank Wells para realizar el primer ascenso en solitario al Monte Vinson (4897 metros), en la Antártida.

              En 1985 alcanzó la ansiada cima del Everest, el techo del mundo, a través de su Collado Sur. Esta cima, quizás la más esperada por Bonington, puso fin a su vida como montañero extremo, dedicándose a partir de ese momento a pruebas menos desafiantes, acompañado incluso por su familia. El ascenso al Kilimanjaro, sin ninguna dificultad técnica pero  en compañía de los suyos, le resultó tanto o más placentera que los grandes desafíos que había asumido.

             Cómo hemos podido ver la vida de Bonington ha sido simplemente alucinante. ¿Cuantos de nosotros no nos daríamos con un canto en los dientes por hacer uno solo de sus ascensos, por la vía más fácil? Bonington acabó la charla con la misma humildad con la que la había empezando, diciendo que el no era nadie para decir lo que estaba bien o mal en montaña. Y a todos nosotros nos dejó con la boca abierta, alucinados ante una auténtica leyenda viva del alpinismo internacional.

Anuncios

                El pasado 2013 nacía en Granada el Club de BuceoLOgo CUB fondo Transparente Pequeño Universitario. Se trata de un proyecto al que hemos querido unirnos de aquí y que pretende fomentar el buceo deportivo como una herramienta con la que conocer y proteger nuestros fondos marinos.

                    El CUB nace como una organización abierta en la que reunir a un colectivo de buceadores desde la cual se pueda facilitar la realización de inmersiones en nuestra costa, continuar con la formación como buceador mediante cursos y llevar a la práctica viajes  en las que disfrutar del buen ambiente de una agrupación de este tipo. Uno de los principales problemas de los buceadores es el encontrarse solos, sin compañeros de inmersión que garanticen la seguridad de la actividad. Un colectivo como el CUB Granada garantiza que siempre haya oportunidades de buceo para todos. Por que en CUB Granada todo es gratis. Los compañeros que ejercen de guía no cobran, ni los instructores que imparten cursos. La fuerza del grupo se utiliza para negociar precios inmejorables cuando se realizan salidas al exterior o viajes. Son todos compañeros, no hay clientes.

                           Detrás del nacimiento de esta organización, actualmente presidida por Luis Morales Fernández,  hay antiguos buzos, muchos de ellos miembros del  Club Universitario de Actividades Subacuáticas (CUGAS), una asociación que por diferentes motivos dejó recientemente de realizar actividades. Uno de ellos, y quizás el más activo, no es otro que Juan Diego López-Arquillo, actual secretario del CUB,  Instructor PADI y auténtico especialista del buceo nocturno.  Juan de Dios (“Juandi”) es además Técnico de Campo de Buceo Científico (obtenido en el Centro de Actividades e Investigación Subacuática, CAIS, de Madrid) y actualmente actúa como coordinador del Diploma de Especialista de Buceo Comercial, Deportivo y Científico que está preparando la Universidad de Granada. Como culo inquieto que es, y no contento con eso, ahora también está terminando de ultimar un par de libros, uno de ellos dedicado a los fondos submarinos de nuestra costa, que tendremos ocasión de comentar en este blog, Creo oportuno que sea él mismo quien nos hable brevemente de esta  propuesta.

Del Monte a la Mar (MM) -¿Cómo surge la idea de fundar el CUB Granada?

Juan Diego López-Arquillo (JDL) El CUB surge como una continuación lógica del CUGAS, el Club Universidad de Granada de Actividades Subacuáticas, fundado en 2001 por profesores y alumnos de biología marina, y que funcionó durante diez años en la Facultad de Ciencias.  Aquel CUGAS funcionaba como los antiguos clubes de buceo, aunque estaba enfocado hacia la Facultad de Ciencias Biológicas, de hecho, era casi desconocido en el ámbito universitario. Funcionaba como aquellos clubes de buceo de los años 90, en los que el club poseía equipos de buceo, un pequeño compresor, una lancha….y entre todos se responsabilizaban del mantenimiento y la organización de salidas. 

Esto, que puede parecer una buena idea, hacía aguas por bastantes sitios: Estaba muy cerrado a la facultad de Ciencias y había excesiva rotación de miembros, estaban un año, hacían su curso bien barato y se iban. Había cuota de entrada y de renovación anual. Además, el club tenia equipos propios que la gente no cuidaba…al final, la falta de implicación lo hizo desaparecer. Los cursos salían baratos, y había equipos que salían también baratos para alquilar, pero eran engorrosos en horarios de coger y devolver…en fin, casi todo problemas. Además, los que íbamos a echar una mano nos dábamos una buena mano de trabajar sacando a los estudiantes y la mayoría de las veces no daban ni las gracias. Desde que falleció la doctora Amelia Ocaña, una de las fundadoras, el Club perdió enteros….hasta que se acabó.
Con esta idea pero sin las incomodidades (que le quitaban a la gente las ganas de bucear) fundamos varios de antiguos socios de aquel Club el CUB, para la comunidad universitaria al completo –estudiantes y egresados-, para promover el disfrute del buceo tanto dentro como fuera de la comunidad universitaria de Granada, y fomentar el conocimiento del medio y la protección del entorno submarino. ¿Qué hacemos? Muy sencillo: Sobre todo, funcionamos como plataforma de organización de salidas de buceo al menos un par de veces al mes. Las inmersiones son totalmente gratis, cada uno trae su equipo y buceamos por libre. Para la recarga de botellas y alquiler de piezas de equipo que faltan nos echa una buena mano el Centro de Buceo Openwater de La Herradura.
MM – ¿Quien puede pertenecer a este club?
JDM – Está abierto a todo aquel que bucee o que quiera interesarse por el buceo, con las restricciones normales del buceo.
MM – ¿Es necesario tener un nivel avanzado de buceo para pertenecer a él?
JDM – No, en absoluto, por lo comentado antes. Desde niveles iniciales hasta divemaster, todo el mundo es bienvenido; aunque lógicamente las inmersiones que elegimos para hacer los fines de semana están condicionadas por el nivel de la gente que acude a bucear.
MM – ¿Que tipos de actividades tenéis pensado realizar o potenciar?
JDM – Pues aunque somos un Club muy joven, tenemos un especial énfasis en aquellas actividades que, además de hacer disfrutar el buceo a nuestros amigos, supongan una concienciación sobre la necesidad de bucear con seguridad, y de cuidar nuestros mares y océanos. En ese aspecto, estamos asociados a  EXTRASUB, una asociación para fomentar la seguridad en el buceo, y al PROJECT AWARE de PADI, de concienciación ambiental.
Para disfrutar del buceo, tenemos planeado un viaje de fin de semana a Calabardina, a bucear en esos pecios fantásticos, y a un día de buceo en las Lagunas de Ruidera, que también merecen la pena en su visita.
* * * * * *
Grupo CUB           Cualquier iniciativa que fomente el conocimiento y defensa de nuestro dañado medio natural, basada en el trabajo en equipo y solidario, nos parece digna de apoyo. El CUB granada nace con la intención de facilitar el acceso al mar dentro del espíritu de compañerismo que caracteriza al buceo. Y nosotros estaremos allí para narrar sus aventuras y experiencias. De momento los interesados en uniros a este proyecto podeis poneros en contacto con el CUB Granada en cubgranada@gmail.es.

5 de Septiembre de 2011    

           La mañana del 11 de agosto de 1989 poco podía pensar Conrada, una tranquila madre de familia, que el horror, la muerte y la sinrazón iban a fijar su objetivo en ella, sacudiendo el pueblecito granadino de Montillana. Hacia las una y media del medio día ocurría el desastre. El cartero había traido un paquete que habían tratado de entregarles en su dirección de Granada, pero al estar de vacaciones en su casa de Montillana, el servicio de correos decidió llevarla hasta allí. El paquete, que simulaba ser un libro, iba dirigido a su hijo, Dionisio Bolivar, funcionario de prisiones destinado en la prisión canaria de Salto Negro, y rezaba “...De tu mejor amigo de Murcia”.

               600 gramos de explosivo plástico segaron la vida de Conrada Muñoz aquella mañana, desbaratando las vidas de una familia honrada y trayendo al terror a una tierra pacífica  como es Granada.

Subida al Pico Veleta

                   < Tracks GPS y Perfil siguiendo este enlace de Wikiloc, cortesía de Kiki>

                 Para mantener en la memoria este trágico e injusto incidente la Fundación Sociedad y Justicia realiza una subida a las cumbres de Sierra Nevada. Este año han decidido realizar la ascensión al Pico Veleta, que con sus 3395 metros se convierte en la cuarta cumbre de la peninsula. Esta subida esta reservada a familiares y amigos, por lo que  fue un auténtico orgullo que contaran con nosotros. El punto de reunión se estableció en la Hoya de la Mora, a unos 2.500 metros.

               Poco a poco fue llegando la Gente. Yo había subido con Kiki, Pili y Juanma, pero pronto llegaron Juan Antonio Rodríguez y su mujer (con cierto susto, por que era la primera vez que se enfrentaba a una cima) y el propio Dionisio Bolivar, hijo de Conrada Muñoz. Tardamos poco en organizarnos y comenzar a tomar el ligero camino que  subía por entre rocas y polvorientas pizarras.

              Inicialmente el sendero iba atravesando la pista que sube directamente hasta el veleta, utilizada por las lanzaderas que  desde la Hoya de la Mora transportan  en los meses estivales a turistas y montañeros hasta las Posiciones del Veleta. Tras unas primeras rampas, que ayudaron a quitarnos el frescor de la mañana y en las que recibimos al incipente sol del nuevo día, llegamos al minimalista monumento de la Virgen de las Nieves con su  pequeña capilla al aire libre.

Fotografia de José Antonio Martín

              Cuenta la leyenda que el 5 de Agosto de 1717 Martín de Mérida, religioso del pueblo de Válor, realizaba una travesía por la sierra junto a su asistente Martín Soto, cuando una fuerte ventisca los atrapó en el Collado del Veleta. Aterrorizados y temerosos de perder la vida se pusieron a rezar, y cuenta la leyenda que en aquel momento se les aparecio la Virgen María, con su hijo en brazos,  calmando los elementos e indicandoles el camino a seguir. Desde aquel momento una zona próxima a quel lugar pasó a llamarse los Tajos de la Virgen. Al año siguiente, en agradecimiento, el clérigo alzó una pequeña ermita en los Lagunillos de la Virgen, al pie de los Tajos. Sin embargo los elementos destruyeron cualquier rastro de esta ermita.  En 1968 se construyó el monumento que contemplamos ahora, por sufragio popular, construido con piedras de la zona que forman un arco apuntado de 9 metros, coronado por una escultura de tres metros de altura, obra del escultor Francisco López Burgos. El monumento, simple y en consonancia con el arido y duro ambiente que le rodea, sobrecoge hasta cierto punto.

Fotografia de José Antonio Martín

           Continuamos el camino, subiendo por las rampas que nos van acercando al Veleta. A nuestra izquierda se ven las estribaciones que conducen al Valle de San Juan, allá abajo. Cuendo hemos alcanzado la cota de los 3000, ya cerca de las Posiciones del Veleta, el grupo decide hacer un alto para comer algo e hidratarse. La larga fila de participantes se vuelve a reagrupar de nuevo.

                 Aquellos hermosos y desolados paisajes no estuvieron al margen del duro y fraticida conflicto de la Guerra Civil española. En Enero de 1937 la XIII Brigada Internacional, formada casi en su totalidad por polacos, consiguió detener el avance por la costa de Queipo de Llano, aunque fracasó en la toma de Motril. Sin embargo si que consiguieron ocupar diversos enclaves en Sierra Nevada, entre ellos las Posiciones del Veleta, desde donde trataban de evitar el avance Nacional a través del Valle de Trevélez. Debido al enorme desgaste sufrido por las bajas temperaturas en las inmediaciones del Mulhacen, la brigada fue retirada a retaguardia el 27 de marzo de 1937.  En la actualidad aun existen algunas ruinas de  las casamatas que conformaban las fortificaciones del Veleta.

                Ahora son solo un punto de referencia entre montañeros, una ultima parada antes de afrontar la empinada rampa final, la subida por la “espalda” del Veleta. Y así lo tomamos nosotros. Algunos compañeros del grupo, ya cansados por lo empinado de las rampas, deciden tomar los últimos repechones siguiendo la ancha pista que  va hacia el Collado del Veleta, más larga pero más cómoda. Yo continuo por donde va el grueso del grupo, siguiendo la subida natural al Veleta desde las Posiciones, por su lomo Suroeste.

                  El ascenso es duro, pero desde luego nada que ver a hacerlo en condiciones invernales. Sin embargo hay que reconocer que para muchos de los que nos acompañan es una pequeña gesta. Finalmente llegamos a la cima. Sus 3395 metros la convierten en la cuarta cumbre de españa y tercera de la peninsula, solo por detrás de Teide, Mulhacen y Aneto.

Fotografia de José Antonio Martín

               Despues de reponer fuerzas e impresiones iniciamos el descenso, pero la organización decide no volver por nuestros pasos, sino tomar un rumbo ligeramente diferente, pasando por el Collado de la Carihuela y parando en su refugio. El Refugio de la Carihuela fue construido en 1994 y tiene una capacidad para unas 16 personas de forma holgada y muchas más en tiempos de necesidad. Situado por encima de los 3200 metros y muy castigado por la climatología, en temporada invernal puede estar practicamente enterrado en nieve, teniendo que entrar en él como si de un iglu se tratase. Esta bien conservado y limpio, aunque en invierno es posible que haya que limpiar nieve.

Fotografia de Juan Antonio Rodríguez

           Continuámos el descenso tomando el sendero que baja por los Tajos de la Virgen hasta llegar a los Lagunillos de la Virgen, un precioso lugar con un paisaje típicamente alpino. Aqui el agua que se filtra desde los Tajos alimenta toda una serie de arroyuelos y pequeñas lagunas, de poca profundidad, que a su vez permiten la subsistencia de los borreguiles. Los borreguiles, tambien llamados pastizales nevadenses, son una suerte de pastizales húmedos, muy similar a la tundra ártica, endémicos de nuestro Parque Nacional. Es una vegetación tremendamente dura, muy resistente a las durísimas condiciones de viento y nieve de la zona.

Fotografia de Juan Antonio Rodríguez

            Despues de una paradita para reagruparnos continuamos camino hacia la Laguna de las Yeguas, desgraciadamente convertida en embalse para proveer de agua a los cañones de nieve de la estación de esquí. Ya quedaba poco, unos cuantos kilómetros más pisteando hasta llegar nuevamente a la Virgen de las Nieves, donde todos nos reunimos y se dio lectura a un emotivo texto, desde el corazón,  en memoria de las victimas del terrorismo. Poco quedaba ya, solo llegar hasta la Hoya de la Mora donde amablemente la organización había dispuesto bebidas y bocadillos para todos. ¡Fue una jornada estupenda, amigos!.

Lecturas Recomendadas

  •  Cartografia Sierra Nevada, Editorial Alpina. Imprescindible para movernos con seguridad por el macizo de Sierra Nevada. Con la escala justa para cubrir un amplio terreno y no perder ningún detalle relevante.

 

 
  •  Sierra Nevada Inédita. Jose Antonio Castillo Rodríguez  y Amaro Aurelio del Castillo, Editorial Penibética, 2010