Archivos de la categoría ‘Cimas’


Subida al Pico Veleta (3396 metros)

4 de diciembre de 2011

             El día anterior habiamos estado practicando las técnicas básicas de seguridad en nieve: progresión y autodetención.  Al día siguiente, domingo, ibamos a ponerlo todo en práctica durante un ascenso a la cima del pico Veleta, una de las cumbres más emblemáticas de Sierra Nevada. El problema, que descubrimos nada más levantarnos a eso de las 7:00 de la mañana, es que no habiamos dormido lo suficiente. La noche anterior nos quedamos en el bar del refugio universitario  hasta bien entrada la madrugada celebrando el inició del curso con el resto de compañeros y organizando un improvisado campeonato de futbolín, una de las tradiciones de montaña en este albergue. Por cierto, que Kiki y yo perdimos aparatosamente. Que malos somos, por Dios.

Vistiéndonos en la habitación del Albergue Universitario

            El día siguiente iba a pasar factura, sin duda. Sobre las ocho de la mañana estábamos en el gran salón del albergue dispuestos a tomar un abundante desayuno.  Una hora después, ya  equipados y en el exterior del refugio, los instructores nos dieron un pequeño Briefing. La idea era ir buscando las zonas de nieve más dura que nos fueran facilitando la progresión hasta cumbre. En realidad el ascenso al Veleta con nieve no es complicado, al menos por la cara que ibamos a realizar nosotros. Una larga cuesta progresaba desde La Hoya de la Mora hasta encontrar las posiciones del Veleta y desde ahí, buscando la espalda del pico a través de una pronunciada pendiente hasta alcanzar la cima. Es la subida clásica al pico y la única dificultad es la pendiente y la altitud que se alcanza, que puede dificultar los pasos.

Veleta, el Colmillo de Sierra Nevada

           El Veleta, o Picacho Veleta como lo conocen los montañeros locales, es con sus 3,395.68 metros la cuarta cumbre más alta del territorio español. Su nombre no hace referencia a las veletas marcadoras de vientos. Muy alcontrario su nombre parece derivar del árabe “balata”, que significa, tajo, cortado o balate. Este nombre, por lo tanto, hace evidente referencia a los impresionantes tajos que rodean al pico por sus caras Norte, Este y Sur, llegando en algunos puntos a los 500 metros de caida.

      Su cara Norte da al conocido como Corral del Veleta, un espectacular circo glacial que aun conserva en sus partes más profundas restos de permafrost, es decir, de hielo fosil perteneciente a la última glaciación, estimada en hace unos 13.000 años.

       Muy cerca de este pico, en su vertiente Suroeste, se encuentra el refugio-vivaq de la Carihuela, apto para dar covijo a unos 16 montañeros, más si las circunstancias aprietan.

      El perfil del Veleta, en forma de vela al viento, es tremendamente característico, por lo que es facilmente distinguible desde la ciudad de Granada y por tanto lárgamente fotografiado tras la fortaleza de la Alhambra.

        Como hemos dicho, en esta ocasión ibamos a subir a él por la vía menos técnica, aquella que acomete su ladera Noroeste hasta alcanzar la espalda del pico, por su cara Oeste.

Nuestro Primer Tresmil Invernal

Nuestra cordada subiendo las primeras rampas al Veleta

            Comenzamos la progresión, en principio siguiendo la pista de la antigua carretera, que nos hace pasar junto al santuario de la Virgen de las Nieves. Posteriormente fuimos buscando las lomas que parecían tener la nieve en mejores condiciones, hasta alcanzar la pista del Aguila.

Poco a poco llegamos hasta las Posiciones del Veleta

             El día es extraordinario. Un cielo completamente despejado mantiene una temperatura suave que contrasta con la montaña de nieve que tenemos delante.

                La contundente pista nos lleva en continuo ascenso hasta alcanzar las Posiciones del Veleta.

Descanso en las Posiciones del Veleta

             Aqui comienzo a notar la fatiga, que esta mañana se está cebando en mi. Kiki, que ve como estoy haciendo aguas, me pasa una de sus barritas super energéticas de carne de membrillo. Algo hace, pero aun queda acometer el espolón final del Veleta.

Senda de nieve hacia la ladera Noroeste del Veleta

                    El camino continua ahora ascendiendo y buscando la ladera Noroeste del Veleta, que iremos rodeando hasta encontrar su espalda Oeste. Hay abundante nieve, blanda, por lo que nos esforzamos por ir avanzando por el estrecho caminito que las idas y venidas de montañeros han ido abriendo. Aun así nos hundimos frecuentemente, lo que ralentiza y hace pesado nuestro paso.

Ascenso por la  Oeste del Veleta

               Alcanzamos finalmente la cara Oeste, una empinadisima rampa que sube, sin dificultades técnicas, hasta la cima.

Kiki me espera para hacer cima como solo él sabe hacer

                           Como me he quedado un poco atrás, Kiki decide esperarme para hacer cima juntos, asi que saca su bota de vino y me anima a grito pelao. Han sido muchas aventuras juntos y Kiki, al que considero un hermano, no quiere hacer su primer tres mil en nieve sin compartirlo conmigo. ¡Estas son las cosas que nos unen!. Finalmente, pasito a pasito, hacemos cima, y el brutal espectáculo de las cumbres nevadas nos rodea. ¡Que grandes y que pequeños nos sentimos!

Cima en el Veleta, 3396 metros

          El regreso lo hicimos ya sin dificultad, desandando nuestros pasos, aunque las enormes acumulaciones de nieve dificultaban el paso. Abajo nos esperaba el albergue un contundente almuerzo. Nuestro fin de semana de aprendizaje había concluido, pero aun nos esperaba la siguiente parte,  a desarrollar en las inmediaciones del refugio del Postero Alto, donde desarrollariamos las técnicas de encordamiento y escalada en hielo.

         A continuación os dejamos ya el video, cortito esta vez, de nuestra subida. Espero que os guste, como siempre.

Lecturas Recomendadas

  • Alpinismo y Desafío de la Alta Montaña: Manual Técnico. JAVIER SINTES PELAZ, DESNIVEL, 2004. En este trabajo monumental, Javier Sintes (alpinista, ecologista, escritor, fotógrafo de la naturaleza, viajero y mil cosas más) reúne a un auténtico StarTeam del alpinismo español para ofrecernos los mejores consejos y la información más rigurosa. Figuras del montañismo como han aportado su experiencia en diferentes terrenos: Equipo para la práctica del montañismo. Consejos ambientales. Refugios. Recomendaciones de seguridad. Orientación. Meteorología. Medicina de montaña. Técnicas de escalada en roca. Material de escalada libre y artificial. Técnicas de alpinismo. Nieve y aludes. Incluye anexo con las principales escuelas de escalada en España y enclaves de alta montaña en España y en Europa.

Enlaces recomendados


5 de Septiembre de 2011    

           La mañana del 11 de agosto de 1989 poco podía pensar Conrada, una tranquila madre de familia, que el horror, la muerte y la sinrazón iban a fijar su objetivo en ella, sacudiendo el pueblecito granadino de Montillana. Hacia las una y media del medio día ocurría el desastre. El cartero había traido un paquete que habían tratado de entregarles en su dirección de Granada, pero al estar de vacaciones en su casa de Montillana, el servicio de correos decidió llevarla hasta allí. El paquete, que simulaba ser un libro, iba dirigido a su hijo, Dionisio Bolivar, funcionario de prisiones destinado en la prisión canaria de Salto Negro, y rezaba “...De tu mejor amigo de Murcia”.

               600 gramos de explosivo plástico segaron la vida de Conrada Muñoz aquella mañana, desbaratando las vidas de una familia honrada y trayendo al terror a una tierra pacífica  como es Granada.

Subida al Pico Veleta

                   < Tracks GPS y Perfil siguiendo este enlace de Wikiloc, cortesía de Kiki>

                 Para mantener en la memoria este trágico e injusto incidente la Fundación Sociedad y Justicia realiza una subida a las cumbres de Sierra Nevada. Este año han decidido realizar la ascensión al Pico Veleta, que con sus 3395 metros se convierte en la cuarta cumbre de la peninsula. Esta subida esta reservada a familiares y amigos, por lo que  fue un auténtico orgullo que contaran con nosotros. El punto de reunión se estableció en la Hoya de la Mora, a unos 2.500 metros.

               Poco a poco fue llegando la Gente. Yo había subido con Kiki, Pili y Juanma, pero pronto llegaron Juan Antonio Rodríguez y su mujer (con cierto susto, por que era la primera vez que se enfrentaba a una cima) y el propio Dionisio Bolivar, hijo de Conrada Muñoz. Tardamos poco en organizarnos y comenzar a tomar el ligero camino que  subía por entre rocas y polvorientas pizarras.

              Inicialmente el sendero iba atravesando la pista que sube directamente hasta el veleta, utilizada por las lanzaderas que  desde la Hoya de la Mora transportan  en los meses estivales a turistas y montañeros hasta las Posiciones del Veleta. Tras unas primeras rampas, que ayudaron a quitarnos el frescor de la mañana y en las que recibimos al incipente sol del nuevo día, llegamos al minimalista monumento de la Virgen de las Nieves con su  pequeña capilla al aire libre.

Fotografia de José Antonio Martín

              Cuenta la leyenda que el 5 de Agosto de 1717 Martín de Mérida, religioso del pueblo de Válor, realizaba una travesía por la sierra junto a su asistente Martín Soto, cuando una fuerte ventisca los atrapó en el Collado del Veleta. Aterrorizados y temerosos de perder la vida se pusieron a rezar, y cuenta la leyenda que en aquel momento se les aparecio la Virgen María, con su hijo en brazos,  calmando los elementos e indicandoles el camino a seguir. Desde aquel momento una zona próxima a quel lugar pasó a llamarse los Tajos de la Virgen. Al año siguiente, en agradecimiento, el clérigo alzó una pequeña ermita en los Lagunillos de la Virgen, al pie de los Tajos. Sin embargo los elementos destruyeron cualquier rastro de esta ermita.  En 1968 se construyó el monumento que contemplamos ahora, por sufragio popular, construido con piedras de la zona que forman un arco apuntado de 9 metros, coronado por una escultura de tres metros de altura, obra del escultor Francisco López Burgos. El monumento, simple y en consonancia con el arido y duro ambiente que le rodea, sobrecoge hasta cierto punto.

Fotografia de José Antonio Martín

           Continuamos el camino, subiendo por las rampas que nos van acercando al Veleta. A nuestra izquierda se ven las estribaciones que conducen al Valle de San Juan, allá abajo. Cuendo hemos alcanzado la cota de los 3000, ya cerca de las Posiciones del Veleta, el grupo decide hacer un alto para comer algo e hidratarse. La larga fila de participantes se vuelve a reagrupar de nuevo.

                 Aquellos hermosos y desolados paisajes no estuvieron al margen del duro y fraticida conflicto de la Guerra Civil española. En Enero de 1937 la XIII Brigada Internacional, formada casi en su totalidad por polacos, consiguió detener el avance por la costa de Queipo de Llano, aunque fracasó en la toma de Motril. Sin embargo si que consiguieron ocupar diversos enclaves en Sierra Nevada, entre ellos las Posiciones del Veleta, desde donde trataban de evitar el avance Nacional a través del Valle de Trevélez. Debido al enorme desgaste sufrido por las bajas temperaturas en las inmediaciones del Mulhacen, la brigada fue retirada a retaguardia el 27 de marzo de 1937.  En la actualidad aun existen algunas ruinas de  las casamatas que conformaban las fortificaciones del Veleta.

                Ahora son solo un punto de referencia entre montañeros, una ultima parada antes de afrontar la empinada rampa final, la subida por la “espalda” del Veleta. Y así lo tomamos nosotros. Algunos compañeros del grupo, ya cansados por lo empinado de las rampas, deciden tomar los últimos repechones siguiendo la ancha pista que  va hacia el Collado del Veleta, más larga pero más cómoda. Yo continuo por donde va el grueso del grupo, siguiendo la subida natural al Veleta desde las Posiciones, por su lomo Suroeste.

                  El ascenso es duro, pero desde luego nada que ver a hacerlo en condiciones invernales. Sin embargo hay que reconocer que para muchos de los que nos acompañan es una pequeña gesta. Finalmente llegamos a la cima. Sus 3395 metros la convierten en la cuarta cumbre de españa y tercera de la peninsula, solo por detrás de Teide, Mulhacen y Aneto.

Fotografia de José Antonio Martín

               Despues de reponer fuerzas e impresiones iniciamos el descenso, pero la organización decide no volver por nuestros pasos, sino tomar un rumbo ligeramente diferente, pasando por el Collado de la Carihuela y parando en su refugio. El Refugio de la Carihuela fue construido en 1994 y tiene una capacidad para unas 16 personas de forma holgada y muchas más en tiempos de necesidad. Situado por encima de los 3200 metros y muy castigado por la climatología, en temporada invernal puede estar practicamente enterrado en nieve, teniendo que entrar en él como si de un iglu se tratase. Esta bien conservado y limpio, aunque en invierno es posible que haya que limpiar nieve.

Fotografia de Juan Antonio Rodríguez

           Continuámos el descenso tomando el sendero que baja por los Tajos de la Virgen hasta llegar a los Lagunillos de la Virgen, un precioso lugar con un paisaje típicamente alpino. Aqui el agua que se filtra desde los Tajos alimenta toda una serie de arroyuelos y pequeñas lagunas, de poca profundidad, que a su vez permiten la subsistencia de los borreguiles. Los borreguiles, tambien llamados pastizales nevadenses, son una suerte de pastizales húmedos, muy similar a la tundra ártica, endémicos de nuestro Parque Nacional. Es una vegetación tremendamente dura, muy resistente a las durísimas condiciones de viento y nieve de la zona.

Fotografia de Juan Antonio Rodríguez

            Despues de una paradita para reagruparnos continuamos camino hacia la Laguna de las Yeguas, desgraciadamente convertida en embalse para proveer de agua a los cañones de nieve de la estación de esquí. Ya quedaba poco, unos cuantos kilómetros más pisteando hasta llegar nuevamente a la Virgen de las Nieves, donde todos nos reunimos y se dio lectura a un emotivo texto, desde el corazón,  en memoria de las victimas del terrorismo. Poco quedaba ya, solo llegar hasta la Hoya de la Mora donde amablemente la organización había dispuesto bebidas y bocadillos para todos. ¡Fue una jornada estupenda, amigos!.

Lecturas Recomendadas

  •  Cartografia Sierra Nevada, Editorial Alpina. Imprescindible para movernos con seguridad por el macizo de Sierra Nevada. Con la escala justa para cubrir un amplio terreno y no perder ningún detalle relevante.

 

 
  •  Sierra Nevada Inédita. Jose Antonio Castillo Rodríguez  y Amaro Aurelio del Castillo, Editorial Penibética, 2010