Expedición Yucatán 2013 (I): Arrecifes Playa del Carmen

Publicado: 29 diciembre, 2013 en Submarinismo, Viajes y Expediciones
Etiquetas:, , , , ,

Por Antonio Salinas   

      La verdad es que no se bien como lo decidí. Supongo que estaba viendo uno de esos programas informativos donde se desgrana la corruptela e inmundicia de esta querida piel de toro, donde algún banquero resultaba ser el protagonista por habérselo llevado crudo a costa de los cientos de miles de ciudadanos que habían confiado en él. En ese momento se me iluminó la bombilla. No tengo un duro, pero dada la situación imperante, estaba claro que era mejor disfrutar lo poco que uno tiene en uno mismo antes de esperar a que el espabilado de turno venga prometiendo el “milagro de la gaseosa” y me quite lo poco que tengo.

        Había llegado el momento de planear un viaje de buceo.

Planificación: Diseñando Nuestro Viaje al Paraiso

Pasaportes          Estaba claro que nos apetecía mucho probar otras aguas, con colores, temperaturas y transparencias diferentes. El destino natural para los buceadores europeos es el Mar Rojo, con la impresionante infraestructura creada en Sharm-el-Sheik, pero este año con las revueltas y los problemas de seguridad generados en Egipto los vuelos hasta esta zona de buceo se estaban viendo comprometidos o directamente cancelados. Dado que estaba planificando un viaje con tres meses de antelación era necesario buscar un destino más estable, así que dirigí mi interés hacía el otro lado del océano, hacia aguas del Mar Caribe.

Mi intención era contratar vuelos y estancia (es decir, toda la parte logística) por un lado y el centro de buceo por otro lado. Eso creía que me iba a permitir configurar mucho mejor las opciones de buceo, que finalmente era el objetivo del viaje.  Lo primero que me di cuenta era que existían paquetes de viaje con dos destinos en Mar Caribe donde era inusitadamente barato viajar. El estado de Quintana Roo, en la Península de Yucatán (México) o República Dominicana, con las playas de Punta Cana. La razón era evidente. Hay un enorme volumen de turismo, fundamentalmente de recién casados españoles hasta esos puntos. Los viajes, todo incluido, hasta esos puntos resultaban realmente baratos, pero ¿eran destinos apetecibles desde el punto de vista de un buzo?.  A eso iba a contestar mi segunda parte de la investigación. Leyendo en multiples foros descubrí que aunque las aguas de República Dominicana eran bonitas la inmensa mayoría de buceadores elegían Quintana Roo por dos razones fundamentales: Las espectaculares inmersiones en los cenotes mayas y el buceo en las cristalinas aguas de la Isla de Cozumel. A eso se unía una tercera razón que estaba descubriendo en ese mismo momento. Durante la ventana temporal de nuestro viaje (Agosto) se producía el paso migratorio de los tiburones ballena (Rhincodon typus) y se organizaban salidas para nadar entre ellos y contemplar a estos majestuosos animales. Madre mía, ya lo había elegido. Poco me importaba que los destinos fueran zonas masificadas. Al fin y al cabo solo íbamos a comer  (mas bien merendar de forma potente), cenar y dormir. Los mega hoteles de la zona nos iban a garantizar que siempre íbamos a tener un punto de comida en la zona, ya que, por experiencia, cuando uno se mete en estos líos a veces acaba tarde y sin lugares en los que comer decentemente. Por tanto esto cubría todas las necesidades logísticas del viaje, sin olvidar que no nos obligaba a nada. Si encontrábamos un buen sitio para comer, allí que nos quedábamos.

           Había llegado el momento de comentárselo a Celia. Le mandé un wastup con el escueto mensaje: “¿Qué te parece si en estas vacaciones nos vamos a hacer cenotes y nadar con el tiburón ballena?”. Me respondió con una carita sorprendida. En ese momento supe que teníamos “Luz Verde“.

Celia con dinerito fresco, preparado para gastarlo en el Caribe

Celia con dinerito fresco, preparado para gastarlo en el Caribe

Destino Yucatán
1237473_10202102212495812_1455475198_o

Antonio, recién llegado a Mexico

Los siguientes días hubo que arreglar papeles, preparar pasaportes, revisar equipo, cambiar algo de dinero para llevar un poco de efectivo. Dos días antes de irnos de viaje, durante una inmersión, mi ordenador Suunto Viper Air decidió quedarse sin batería sin previo aviso (nota para el fabricante). No acabo de entender los test de batería realizados en todos los encendidos, dando siempre el OK, para que luego simplemente te diga que no hay batería y se ponga en modo reloj en plena inmersión. Menos mal que estaba Boychi (nuestro ángel de la guarda, del centro Open Water) y me hizo un eficaz cambio de pila, por que ya me veía revisando tablas en plena corriente.

El vuelo, que lo hacíamos con Pullmantur Air, lo tomábamos en Madrid. La sorpresa agradable consistía que que podíamos llevar hasta 40 Kg de equipaje, sin pagar extras. Justo el doble que en el resto de compañías, lo que nos permitía llevar sin inconvenientes todo nuestro equipo pesado de buceo.

Así pues, y sin mayores incidentes, llegamos tras ocho horas de vuelo al paraíso. Nada más salir del Aeropuerto Internacional de Cancún comprobamos cual iba a ser nuestro mayor problema: la humedad. Nada más poner pie en tierra, y una vez alejados de los aires acondicionados de la terminal, parecía que nos habían tirado un cubo de agua encima. ¡Tremendísima humedad!

Afortunadamente el autobús que tenia que llevarnos hasta el complejo hotelero disponía de aire acondicionado y resultó ser un oasis. Mirábamos por la ventanilla del autobús y veíamos a nuestro alrededor grandes extensiones de selva. La noche caía ya, pero eran pocas las luces que se observan, pequeñas haciendas al borde mismo de la carretera.

La aventura estaba servida.

Pepe Dive Center: Diversión, organización  y un Puntito de Locura

headpdc

           Cuando estaba preparando el viaje también busqué, lógicamente, el centro de buceo con el que realizaríamos las inmersiones. Quedó claro al poco que investigué que el mejor en la zona de Playa del Carmen era el Pepe Dive Center, especialistas en buceo en cenotes y con salidas a la Isla de Cozumel. Durante los meses previos al viaje intercambié no menos de quince correos con Pepe Esteban, alma mater del centro, quien tuvo la paciencia de contestar las mil y un preguntas que le hice, ayudándome a planificar las inmersiones e incluso la estancia en Playa del Carmen. Parece una cosa fácil, pero cuando desconoces las zonas de inmersión y la operativa propia de un centro  la cuestión se torna difícil. Yo sabía donde quería bucear, pero había que ver si esto era posible de acuerdo al planing del centro o a los condicionantes marinos propios de la zona.

Pepe Dive Center. Fotografía de Pepe Esteban, publicada con su permiso.

Pepe Dive Center. Fotografía de Pepe Esteban, publicada con su permiso.

                El caso es que, tal y como prometió, el primer día que amanecimos en tierras del nuevo mundo nos estaba esperando, a las 8:00 de la mañana en la puerta del hotel. A los cinco segundos de empezar a hablar con él nos dimos cuenta de con quien estábamos tratando. ¡Genio y figura! Pepe es pasión pura, ama profundamente el mar y lo que hace. Esta claro que es su oficio, pero hablando con el notábamos que había siempre algo mas.  Los buzos no eramos simples cliente, de forma inmediata eramos tratados como amigos facilitándonos toda la información que pudiéramos necesitar, tuviera o no tuviera que ver con el buceo. Esta situación hizo que de repente contáramos con un aliado en la zona.

               En pocos minutos llegamos al centro, de llamativas paredes rojas: El Sancta Santorum del buceo en la península de Yucatán. El centro está precedido por un amplio patio donde se preparan los equipos y se endulzan al regreso. En el interior están las oficinas, la zona de planificación y un patio interior con piscina y una ducha en la que quitarnos la sal. La operativa del centro consiste en repartir el equipo, que se guardará en unas grandes bolsas y que se cargará en los vehículos que nos llevarán hasta la zona de inmersión, ya sea el barco o la entrada de la cueva que vamos a explorar. Prepararemos los equipos y nos vestiremos in situ, evitando así caer agotados por el pegajoso calor local antes de tiempo.

Buceo en Playa del Carmen: Nuestro Encuentro con la Corriente

                      A los pocos minutos de reunirnos en la entrada del Hotel esperando a Pepe para nuestro primer día de inmersiones, nos dimos cuenta que esas vacaciones iban a ser especiales. Celia y yo habíamos planificado el viaje en solitario, ya que ninguno de nuestros estupendos amigos y compañeros de inmersiones podía acompañarnos.  así pues, aunque el destino era espectacular, quizás le iba a faltar el puntito de diversión cuando se realiza un viaje en grupo.

                          Nos equivocamos.

                         Casualidades de la vida, en el mismo hotel en el que nos alojábamos nosotros también lo hacían otros cuatro buzos que pasarían la semana también al ritmo que marcaba Pepe. Se trataba de Cristina y Jordi, de Barcelona, y Boro, de Valencia, y Miguel, de Granada. Manda narices por otra parte que atravesara el atlántico para ir a coincidir con un buzo granadino en el mismo hotel. Resultaron ser extraordinarios buzos y mejores personas, por lo que nuestra estancia en México, a parte de los buceitos, fue muy divertida.  Las primeras inmersiones las realizamos en la inmensa barrera coralina de Playa del Carmen. El barco rápido que utiliza el centro nos llevó de forma eficiente atravesando las aguas esmeraldas y dejando atrás los complejos hoteleros de la zona. Delante nuestra se abría una inmensa zona de selva en la que en algún sitio parecía despuntar aun algun antiguo templo. Estábamos en el Paraiso.

Despues de las inmersiones siempre habia lugar paraunos fresquitos y unas risas.

Después de las inmersiones siempre había lugar para unos fresquitos y unas risas.

Las inmersiones de Playa del Carmen

           

    Adrian “Adri” del Prado, nuestra guía en prácticamente todas las inmersiones que realizaríamos en aguas mexicanas, nos dio las claves durante el briefing para bucear de forma segura en el caribe. Las fuertes corrientes obligaban a que nos lanzáramos todos a la vez del barco, permaneciendo agrupados en superficie y descendiendo juntos para evitar que estas nos dispersaran. El truco para disfrutar de la inmersión era no luchar con la corriente, sino dejarse llevar por ella, viendo el magnífico paisaje que se nos presentaba como si de una película se tratase.

Adri nos informa sobre la inmersión que vamos a realizar-

Adri nos informa sobre la inmersión que vamos a realizar.

                       Nuestras inmersiones se realizaron en los puntos conocidos como Tortugas, Sábalos, Barracuda, Mocche y Mocche Profundo. Sencillamente fueron espectaculares. La transparencia del agua, la comodidad de ir con menos neopreno y menos peso y la cantidad de bellisimos animales que aparecían ante nosotros nos estaba dejando sin habla. La mayor ilusión de Celia era ver tortuguitas en su medio y el primer día pudo ver tres comiendo pacíficamente en el fondo. Ni que decir tiene que no pudo resistirse a tocarlas ligeramente. ¡Un sueño cumplido! La sensación, por otra parte, de dejarse llevar por la corriente era alucinante. realmente parecía que volábamos sobre el fondo, casi sin gastar energía. Es por esto que casi todoas las inmersiones rondaban la hora o directamente la sobrepasaban.

                   El arrecife de Playa del Carmen, la  barrera coralina  de mayor tamaño de todo el planeta después de la Gran Barrera australiana, se caracteriza por la calidez de sus aguas, su transparencia y por, aun siendo aguas caribeñas, ofrecer inmersiones de poca profundidad. Es por tanto el lugar ideal donde los centros de buceo prueban las habilidades de sus clientes, antes de lanzarlos a aguas un poco más complicadas o en las que haya mayor riesgo para la vida subacuática. No obstante, y aun siendo zona de pruebas, los paisajes que encontraremos y la infinita variedad de animales nos harán disfrutar al máximo de este precioso ecosistema.

Fondos coralinos en Playa del Carmen. Fotografía de Jordi Ruiz

Fondos coralinos en Playa del Carmen. Fotografía de Jordi Ruiz

                Los puntos más conocidos de inmersión en esta zona son los siguientes:

  • Pared Verde: Muro situado entre 20 y 30 metros de profundidad. Cubierto de corales y esponjas y abundante vida marina. Dificultad media.
  • Mocche: Inmersión poco profunda (max. 12 metros) ideal como segunda inmersión. Grupos coralinos de gran belleza que incluyen un arco cubierto de esponjas y corales. Se trata de una inmersión fácil.
  • Mocche Profundo: Muro coralino situado entre 20 y 30 metros. Hay que vigilar el tiempo DECO ya que se inicia a máxima profundidad y hay que ir ajustando la inmersión según nos indique el ordenador. Dificultad media.
  • Chun Zubul: Inmersión de tan solo 10 metros de profundidad sobre fondo coralino, ideal para disfrutar de la magnífica luz caribeña. Fácil.
  • Jardines: Inmersión poco profunda (12 metros) sobre un pequeño muro coralino. En ocasiones y según temporada, es posible avistar tiburones toro en este punto. Fácil.
  • Tortugas: Gran extensión entre 18 y 4o metros de profundidad, con fuerte corriente. Punto de frecuentes avistamientos de tortuga. Dificultad media/Difícil.
  • Sábalos y Barracuda: Arrecifes a poco profundidad y separados entre si por una corta distancia de suelo arenoso. Magnífica luz y rincones protegidos de corriente donde amplios bancos de peces se resguardan.
  • Mama Viña Wreck: Pecio hundido en 1995 a 25 metros de profundidad para crear un arrecife artificial. Se trata de un pequeño barco pesquero dedicado a la pesca de gambas. Puede ser explorado su interior, pero debido a la fuerte corriente se recomienda solo a buceadores experimentados. Difícil.
  • Punta Venado: Muro coralino situado entre 25 y 35 metros de profundidad y fuerte corriente. Dificultad Media.
Pepe Dive Center: Como Contactar

Indudablemente después de lo que habéis leído y lo que aun queda por leer (por que tambien hicimos cenotes, Isla de Cozumel y nadamos con el tiburón ballena), no puedo menos que recomendaros que si vais a hacer inmersiones en la Riviera Maya lo hagáis con Pepe y su equipo. No solo cuidarán de vosotros como si fuerais miembros de su familia, sino que os harán que os la paséis en grande.

headpdcwww.pepedivecenter.com
info@pepedivecenter.com
Tlf (Pepe): (00521) 984 132 11 91
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s