Cueva de Malalmuerzo (MO4)

Publicado: 12 abril, 2012 en Cuevas y Simas, Espeleología
Etiquetas:, , ,

12 de Noviembre de 2011       

       La Cueva del Malalmuerzo esta situada en Moclín, Granada, muy cerca del nacimiento  tambien conocido como Fuente del Malamuerzo. Cuando José Manuel Porcel nos propuso hacerla era por que no eran necesarios conocimientos especificos de espeleo para hacerla. En realidad la cueva no es otra cosa que una gran gatera que va conduciendo entre espectaculares salas por las que no es necesario ni rapelar ni progresar verticalmente.

Nos disponemos a iniciar el camino que nos lleva hasta la cueva

            Esta cueva esta situada en los Montes orientales, en la pedanía de Moclín. Y hacia allí nos dirigimos por la mañana, después de recoger a los diferentes integrantes del equipo espeolológico. Muy sabiamente el grupo estaba integrado por una mayor parte de espeleólogos expertos que nos cubrían, amablemente, las espaldas a cuatro novatos. Los novatos eramos José Antonio “Kiki” Martín Framit, el bueno de Fausto Ortega, listo para disparar mil fotos a la oscuridad, Luis Hernández y quien esto os escribe. Entre el batallón de expertos teniamos al que venía siendo nuestro maestro en técnicas de progresión vertical, José Manuel Porcel, un buen amigo al que tuvimos la suerte de conocer hace años durante nuestro paso por el grupo de rescate de Protección Civil Granada.  Porcel tenía el apoyo de  Jesús Molina “Chechu”, de la Sección Espeleológica del Club La Verea,  a quien conocimos en aquel momento pero que en la actualidad es un compañero habitual de aventuras y los miembros de el Club Espeleológico Aguijón. De este último Hector Jiménez, un auténtico topo, con un conocimiento esquisito de las cueva, nos sirvió de guia explicandonos las diferentes formaciones que salian a nuestro paso. Juan Carlos “K” Castillo, también del Aguijón, cerraba filas vigilando que nadie se quedara retrasado.

               La Cueva del Malamuerzo, al menos su cavidad más exterior, es propicia desde antiguo para el habitat humano debido a su posición geo-estratética. El valle en el que está situada conecta la Vega granadina con los valles del Guadalquivir, estimandose en función a la industria cerámica localizada  (Carrión y Contreras, 1979)  que viene siendo habitada al menos desde el neolítico antiguo (hacia el 8.000 A.C.). Esta ocupación se produjo por etapas hasta al menos la Edad de Bronce, teniendo tiempos de ocupación y otros en los que quedaba desierta. Tambien se han encontrado pinturas rupestres esparcidas por las partes iniciales de la cueva, entre ellas un caballo rojo, un bovido negro y numerosos puntos y figuras ideográficas probablemente de contenido religioso o simbólico.

                  El nombre del nacimiento cercano y de la misma cueva parece provenir de una antigua batalla entre musulmanes y cristianos, allá por tiempos de la reconquista. Según los cronistas, que llamaron a esta  rellerta la Batalla de Mingo Andrés, en abril de 1424 los cristianos de Alcalá de Benzayde (ahora conocida como Alcalá la Real) comandados por Don Pedro Fernandez, se encontraban realizando una incursión por los límites fronterizos de Alcalá en respuesta al quebranto que habian hecho los musulmanes de la tregua firmada hacia tres años. Al cruzar un río, Don Pedro cayó del caballo así que decidieron pararse a cobrar fuerzas y comer un poco junto al nacimiento de agua que actualmente conocemos como Malalmuerzo. Los musulmanes de Moclín habían observado su paso por lo que decidieron tenderles una emboscada. Al parecer la fuente se encontraba en la misma linea limitrofe entre ambos territorios. El ejercito moro les superaba en número, ya que se habian juntado las partidas de Moclin (caballeros) y Colomera (soldados a pie), por lo que los cristianos de Alcalá no tuvieron oportunidad y fueron aniquilados. El cuerpo de Don Pedro fue llevado a Moclín donde se le cortó la cabeza, que fue entregada a Muhammad IX el Zurdo, rey de Granada.

         Esa es, en definitiva, la historia que da nombre al lugar. Sin embargo la Cueva del Malalmuerzo tiene mucho más que ofrecer. A la parte inicial, más abierta y con algun habitáculo lateral, se añade un entramado de gateras que van conduciendo hasta salas de una increible belleza y un sin número de formaciones. Dado que la cueva no necesita ninguna progresión vertical, desarrollandose todo el recorrido en el plano horizontal, no son necesarios grandes conocimientos espeleológicos, siendo una cueva muy interesante como iniciación. Sin embargo si presenta un problema que no debemos olvidar. Su entramado de galerías puede resultar  laberíntico, por lo que es imprescindible introducirnos en ella acompañados  por alguien con experiencia y que conozca esta cueva debidamente.

Atravesando la gatera inicial en Malalmuerzo

           A la entrada principal, en la que pronto debemos irnos encogiendo, sigue un estrecho tunel o gatera de por lo menos 50 metros de longitud que conduce a una pequeña abertura, el temido sifón de la cueva del Malamuerzo. Poniendo la espalda contra el suelo e introduciendonos de cabeza  conseguimos pasar por este estrecho paso en forma de L. A la salida nuestra mano derecha encuentra un asidero en la parte superior que nos permite hacer fuerza para sacar el resto del cuerpo.

El avance através de la larga gatera es lento, adaptandonos a los diferentes huecos de la roca.

                Accedemos de este modo a una galería más amplia, con pequeñas salas a mano izquierda. A la derecha segun avanzamos tenemos una pared con abundantes rastros de erosión. A estos rastros, en forma de rebabas, se les conoce en el mundo espeleológico como golpes de gubia y vienen producidos por los golpes de los cantos rodados arrastrados por las corrientes subterraneas. Su existencia indica un amplio caudal de agua en el remoto pasado.

Hector explica los detalles de la cueva y su evolución a lo largo del tiempo.

          Continuamos nuestro avance y una nueva gatera, bastante más corta que la anterior, acerca nuestro rostro al suelo. De repente todo se abre y accedemos a una gran sala, con grandes grupos de estalactitas, estalagmitas y otras muchas formaciones de los que desconozco el nombre.

Un breve descanso en la Sala del Queso

        Se trata de la Sala del Queso, llamada alli por que en la sala hay una gran roca que recuerda a este alimento. En el techo detectamos la presencia de murciélagos. se encuentran hibernando, por lo que tratamos de realizar el menor ruido posible. Si los despertaramos serían incapaces de dormirse de nuevo, muriendo irremisiblemente en lo crudo del invierno. y no es que tengamos hoy en día muchos murciélagos como para poder prescindir de uno solo de ellos.

Sala del Queso en Malalmuerzo

        La Sala del Queso está flanqueada por galerias y pequeñas salas, también de enorme interes debido a las preciosas formaciones que guardan. Hay numerosos casos de diminutas estalactitas excentricas, en las que el aire les ha hecho tomar formas curiosas, desafiando a la gravedad.

         Despues de examinar todos los recodos de esta sala continuamos por una nueva gatera que nos conduce hasta un agujero que, una vez más en forma de L, nos lleva hasta la última y más recondita de las salas, la que es conocida como la Sala de la Tetería.

sala de la Tetería en Malamuerzo

              Esta sala es conocida así por que en la parte central hay unas estalactitas que parecen haberse fusionado con las estalagmitas de la parte inferior y a su vez con unas plataformas de roca producto de los embalsamientos de agua y mineral a lo largo de los eones. Todo el techo está cubierto por preciosisimas estalactitas estrelladas que dan a la sala un aspecto mocarabe que permitió dotar de nombre a este reducido espacio de la cueva. No obstante, aunque pequeña, esta sala permite tener sentados comodamente al menos a diez personas. De hecho nosotros aprovechamos para comer un poco aqui y charlar durante un largo espacio de tiempo. Hector nos dió una clase magistral del fenómeno de producción de cuevas, propiciados por la lluvia, la atmósfera y hasta la cubierta vegetal del exterior. Hicimos un último experimento, apagando todas las luces y guardando el más completo silencio. Fue realmente espectacular. Se podían escuchar las diminutas gotitas  dando forma todavia a la cueva.

Sala de la Tetería

             Y ya, contentos con nuestro comportamiento como novatos, llegó el momento de retornar por los laberínticos pasillos y galerías hasta encontrar nuevamente la luz de la salida. A continuación os dejo un video que pude grabar con una cámar montada en mi casco, lo que consigue una visión subjetiva muy interesante. Será un poco como si vierais a través de mis ojos. El siguiente video, debido a su tamaño, está dividido en dos partes, asi que cuando veais los primeros creditos de la primera parte esperar un poco. Al final vereis un botoncito que pone “ver la segunda parte” que os cargará el siguiente video.. El video completo debe durar algo menos de 40 minutos (un documental en toda regla).

         Chechu, de la Sección Espeleológica del Club La Verea, también creo un video alucinante de nuestra experiencia. Lo podeis ver aqui:


Anuncios
comentarios
  1. rata dice:

    Me parece muy interesante y creo que puede ayudar a gente como yo que tenga que hacer un trabajo sobre este tema y espero que los propietarios de esta pagina estén muy atentos si aparecen información de este tema

  2. rafa dice:

    Gracias por contestar y espero que no me mientas y gracias a esta pagina sacar un 10 .

  3. JOSE ANTONIO LEYVA MONTILLA dice:

    Muy bueno el reportaje….Ya hace unos 20 años cuan en plan cachondeo, decidimos hacer una pequeña incursión en la cueva….. LLegamos de Tozar, que es donde nació mi mujer , y como me había hablado tanto de la cueva, nos pusimos manos a la obra…. el único error…. no llevar los preparativos pertinentes, íbamos en plan casero…. pero con todo eso pudimos disfrutar de unas vista inmejorables, aunque nada que ver con lo que presentan en éste reportaje…..Luego pensandolo fríamente….. me digo ¿como pudimos adentrarnos en esos parajes sin el material adecuado.?… La experiencia fué muy bonita…. aunque viendo estas fotos…… hubiéramos quedamos más satisfechos…. enhorabuena……. saludos……

    • ¡Gracias, José Antonio!. Palabras como las tuyas me dan ilusión para seguir compartiendo aventuras y recuerdos. Como tu dejas entre ver, no es una cueva dificil, aunque hasta en lo más facil debemos llevar un extremo cuidado y precaución. El principal problema de esta cueva es que es algo laberíntica, por lo que puede causar cierta desorientación en personas con poca experiencia. Yo siempre recomiendo hacer este tipo de actividades acompañados de alguien que sepa y conozca el medio. La experiencia será mucho más segura y gratificante, al tiempo que iremos aprendiendo nuevas disciplinas. Recuerda que no estamos jugando al parchis. Un error pequeño y nos visten de pino. ¡Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s