Archivos para marzo, 2012


              Hace unos días pude ver una versión online de la película documental, rodada para el sistema IMAX, The Alps: The Climb of your Life (2007), que podríamos traducir como “Los Alpes, La Ascensión de Vuestra Vida”. Debo confesar que al margen de verme sobrecogido por la espectacular belleza de las imágenes, rodadas en HD y con una extraordinaria concepción del panorama, el documental me ha hecho reflexionar una vez más sobre la lógica de los retos alpinos.

                       El documental, dirigido por Stephen Judson, afamado autor de Everest (1998), cuenta la historia real de John Harlin III, un montañero norteamericano que decide volver a los Alpes de su infancia para afrontar el reto de ascender el Eiger, la montaña asesina, por su cara norte, la misma vía que mató a su padre cuarenta años atrás. A continuación os dejo con el trailer de este espectacular Film.

Eiger, La Montaña Asesina

           El origen de la aventura narrada en The Alps tiene su semilla en la tragedia. De hecho no es extraño teniendo en cuenta el teatral escenario en el que se desarrollan los acontecimientos, la temida y deseada montaña llamada Eiger. El Eiger, un afiliado colmillo lanzado hacia el cielo desde las profundidades de la tierra, es un pico de 3970 metros, integrado dentro del conjunto suizo de  Jungfrau-Aletsch-Bietschhorn, declarado Patrimonio de la Humanidad en 2001. Su nombre, Eiger, significa Ogro en alemán, denominación más que justificada debido a lo mítico de su escalada y de los muchísimos cadaveres que han quedado en el intento. Es el pico más oriental de una cadena formada por él mismo, y más hacia el Oeste por el pico Monch (Monje) y el Jungfrau (Doncella). El Eiger es una pirámide de roca pura, tan inclinada que de forma muy escasa la nieve logra permanecer en sus paredes.

          Pero sin duda es su espectacular cara norte (Nordwand en alemán), la que  ha convertido al Eiger en una cima mítica donde se aunan esfuerzo, técnica, belleza, desafio y peligro extremo.

           Una vez se supera el Primer Pilar (First Pillar), la progresión continúa por un terreno descompuesto pero relativamente fácil de acometer. El Eiger nos da aqui una oportunidad de descanso y/o retirada, ya que por aqui transcurre la galería del tren, con numerosas ventanas, que atraviesa el pico. Más allá de este punto comienza la verdadera escalada, iniciandose con una fisura muy dificil que conduce hasta la Travesia Hinterstoisser ( Hinterstoisser  Traverse). Una vez superada esta última se accede al Nido de Golondrinas (Swallow’s Nest), una zona en la que es posible establecer vivacs.

           Seguidamente hay dos campos de hielo, el segundo más largo que el primero, conectados por una larga rampa conocida como Manga de Hielo (Ice Hose) . Pasado el segundo Campo de Hielo, donde son frecuentes los desprendimientos de piedra, se accede  al Vivac de la Muerte (Death Vivaq), conocido asi por ser el lugar donde murió, en 1935 Karl Mehringer, montañero alemán que formaba parte del equipo que realizó el primer intento de escalada de la Cara Norte del Eiger.

            A continuación hay que superar una enorme cascada de hielo  (La Rampa) que conduce hasta la Travesia de los Dioses (Traverse of the Gods), una travesia con impresionantes abismos que conduce hasta La Araña (The Spider), un nevero del que parten numerosas fisuras heladas a modo de patas de araña. La parte superior de la araña conecta con las Fisuras de Salida (Exit Cracks) que conducen hasta la arista y desde aqui, ya sin dificultad, hasta la cima.

             Esta formidable pared se ha llevado la vida de al menos 66 montañeros desde 1935. Aunque su escalada requiere un enorme esfuerzo y técnica, el mayor peligro viene provocado por los costantes desprendimientos ya que de hecho, el Eiger es una montaña que se desmorona.

El Mortal Desafio de los Harlin

De izquierda a derecha, John Harlin II, Tom Frost, Gary Hemming, y Stewart Fulton, en L’Envers des Aiguilles (1963). Fotografia de John Harlin III

         John Harlin II, el padre del alpinista del documental de Judson, fue un montañero y piloto de la Fuerza Aeéra Norteamerica.  Nacido en 1935, a los 27 años entró a formar parte de la élite montañera de su pais al ser el primer norteamericano en escalar la Cara Norte del Eiger y en realizar la que se conocería como Directa Americana del pico Dru, también en los Alpes. En 1966 decidió escalar la cara norte del Eiger a través de la vía conocida por los italianos como direttissima.  El ataque lo realizó acompañado del montañero escocés Dougal Haston.

             John Harlin se encontraba ascendiendo por un largo de cuerda estática. Cuando se encontraba a 600 metros de la cima su cuerda se rompió, cayendo al abismo. Haston logró coronar, ya que se reagrupó con una partida alemana que ascendía siguiendo la misma ruta. Apartir de aquel momento aquella via pasó a conocerse como la  John Harlin Direttissima.

                   Su hijo, John Harlin III, con el que estaba muy unido y al que procuraba enseñarle el mundo del alpinismo, recibió la noticia de su muerte con tan solo 9 años. Al poco tiempo del fallecimiento la familia se mudo a Estados Unidos donde la madre de John ejercería como profesora de Botánica. Durante toda su adolescencía se sintió atraido por los grandes espacios, practicando largas rutas de senderismo y kayak en Alaska.  Una vez obtuvo su titulación en Biología Medioambiental en la Universidad de California, comenzó a viajar por America del Norte y Sudamerica, realizando cumbres en America del Norte y Sudamérica. De todo aquello salió u na guía en tres volúmenes: La Guía de Norteamérica del Escalador. Actualmente trabaja como editor del America Alpine Journal, órgano portavoz del American Alpine Club.

             En 2007 decidió afrontar su gran demonio y realizar la cara norte del Eiger exactamente por la misma vía que había tratado de realizar su padre, la direttissima, cerrando así el círculo y acabando lo que se empezó hacía tantos años. Emprendería el desafio junto a dos guias, el montañero alemán Robert Jasper y su mujer Daniela Jasper. De todo aquello salieron dos emotivos resultados:

  • El libro de Harlin The Eiger Obsesion (2007 (La Obsesión por el Eiger), un libro autobiográfico personal donde repasa la vida de su padre y su propia evolución como montañero hasta encontrarse con el gran desafio de la Nordwand del Eiger, con abundante material gráfico.
  • El documental IMAX The Alps (2007) donde de forma intima y con unas espectaculares imágenes el montañero cuenta el viaje de el y su familia (su mujer Adele y su hija de nueve años, Siena) hasta las estribaciones del Eiger y su ataque final a la cumbre.

       El último desafio que ha acometido John Harlin ha sido una especie de gigantesca Jincana  por todo el borde montañosos de Suiza. En bicicleta, en kayak, haciendo trekking y finalmente realizando rutas alpinas hasta las cumbres más significativas. Todo este enorme proyecto se puede seguir en el canal de información de Suiza.

The Alps, The Climb of Your Life (IMAX, 2007)

    A continuación  os dejamos la versión online de este espectacular documental. Que duda cabe que es de una fuerza tal que lo recomendable es adquirir el propio DVD para apreciar en su detalle las imágenes  de alta resolución. Mientras tanto, aqui lo teneis, de momento sin traducción al castellano. La cinta ha sido premiada  con la Mejor Cinematografía y el Logro Especial Cinematográfico (por las imágenes aéras) en el Cinema Association Achievement Awards del 2007.

Lecturas Recomendadas

  • La Araña Blanca, HEINRICH HARRER, DESNIVEL, 2005.  Montañero, escritor y deportista olímpico, Heinrich Harrer fue miembro, junto con Anderl Heckmair, Fritz Kasparek y Ludwig Vörg, de la mítica cordada que completó en 1938 la codiciada primera ascensión a la Pared Norte del Eiger -conocida como la Pared Asesina-, en los Alpes berneses. La araña blanca es un relato clásico de aquella gesta contado con paralizante realismo y brío narrativo digno del autor de Siete años en el Tíbet.
  • Eiger, La Arena VerticalDANIEL ANKER, DESNIVEL, 2005. El Eiger, más que una montaña, es un teatro. Tiene un escenario, unos actores, una sala desde donde el público contempla en directo la función a través de los telescopios y hasta un decorado con entradas y salidas del escenario. Incluso, igual que ocurre con el teatro en la realidad, los medios de comunicación de todo el mundo le han dedicado innumerables artículos y reportajes; han difundido, y a veces también deformado, sus historias hasta convertirla en la montaña más asesina, la más salvaje. Dramas, escándalos, tragedias…
    En este libro seguiremos la ascensión de la temible pared, pasaje por pasaje, empezando por la entrada, abriéndonos camino por la travesía Hinterstoisser, la Manguera de Hielo, el Vivac de la Muerte, la Araña, y terminando, como es debido, en la cumbre. Este recorrido a veces no será más que un pretexto para explorar otros aspectos de esta asombrosa montaña, desde el ferrocarril que perfora sus entrañas, pasando por las increíbles historias de los personajes unidos a su historia -Buhl, Bonatti, Messner, Rébufatt, Terray, Haston, Harlin, Eastwood- y las repercusiones que ha tenido en diversos campos como la literatura, el cine o la política.
    Gracias a la energía y paciencia de su creador, el alpinista y periodista suizo Daniel Anker, así como a las investigaciones de sus colaboradores, esta impresionante monografía añade muchos detalles poco conocidos y algunas fotos inéditas a la historia del Eiger.
  • La Llamada del SilencioJOE SIMPSON, DESNIVEL, 2004.  Desde aquella épica batalla por la supervivencia en el Siula Grande, relatada con extraordinario dramatismo en Tocando el vacío , la vida de Joe Simpson ha estado plagada de aventuras, pero también salpicada de muertes. El autor ha sufrido la pérdida de amigos de escalada en accidentes que le han hecho dudar del sentido de la peligrosa actividad a la que ha dedicado toda su vida. La trágica muerte de un íntimo amigo le impulsa a tomar una decisión trascendental: ha llegado la hora de dar la espalda a las montañas que tanto ha amado. Consciente de que nunca estuvo más vivo que en las situaciones de máximo riesgo, elige como catarsis final escalar los más de mil quinientos metros de la intimidante cara norte del Eiger. Su relato, hermosamente triste y de poderosa carga emotiva, ofrece un apasionado recordatorio del precio que pagan los alpinistas por participar en juegos tan peligrosos. Con una narrativa que sumerge al lector en experiencias extremas, desde el infierno de una avalancha en Bolivia y escaladas en hielo en los Alpes y Colorado, hasta arriesgados vuelos en parapente en España y el enfrentamiento final con la pared norte del Eiger, Simpson explora el paradójico juego entre el poder de la mente que requiere la escalada y la fragilidad del cuerpo. La llamada del silencio es un relato vívido, que resulta al tiempo hilarante y trágico, una exploración del miedo y de la eterna lucha del escalador por plantarle cara.
  • The Alps, Climb of your Life. La Espectacular película del desafio de los Harlin, eb Blue-Ray,  através de Amazón.

Anuncios

El Nudo de Ocho

Publicado: 6 marzo, 2012 en Cabuyería, Montaña
Etiquetas:,

                     Comenzamos aqui una nueva sección en el Blog, una sección dedicada a la cabuyería o el arte de hacer nudos. Pocos elementos son tan útiles para un montañero como una cuerda, pero esta carecería en gran medida de su potencial sin la destreza del montañero para realizar nudos eficaces, fuertes y fáciles de hacer y deshacer. En las notas incluidas bajo el epigrafe “cabuyería” ireis encontrando, en la medida que pueda, instrucciones para la buena ejecución de un nudo. Sin embargo estas notas no debeis tomarlas como un curso. Recordad que un nudo es muchas veces lo que os ata a la vida, por lo que es necesario que realiceis su aprendizaje y posterior ejecución supervisados por alguien lo suficientemente experimentado como para corregir vuestros errores. Preferentemente estos conocimientos se deberían  desarrollar dentro de un curso debidamente homologado o al menos dentro de los ciclos de aprendizaje de las escuelas y club de montaña.

              No obstante los nudos presentan el problema de que si no se realizan con la suficiente rutina se acaban por olvidar. Mi consejo es que prepareis un pequeño cordino y lo tengais cerca del lugar donde descansais. Así, de vez en cuando, podreis ir recordando la ejecución de los nudos. Y, bueno, si os habeis olvidado completamente, pues echad un vistazo por aqui. He procurado reunir algunos videos que hay colgados en la red y que de forma bastante didactica, mejor de como lo haría yo, logran explicar la ejecución de cada nudo. Pero empecemos ya.

        De entre todos los nudos de montaña  el principe por derecho propio es el nudo de Ocho, ¡Tan tremendamente útil y sencillo que cualquier montañero te lo hará con los ojos cerrados si es necesario!

     El nudo de Ocho es utilizado sobre todo como tope al final de los cabos y como sistema de aseguramiento, especialmente en la versión Ocho Doble, como ya veremos.

 Nudo de Ocho Simple

 

  El nudo de Ocho simple es fundamentalmente un nudo de tope, utilizado por los marinos para que los cabos no se despasaran de las poleas. Este nudo tiene la ventaja sobre el medio nudo de que aunque sufra gran tensión se puede destensar con facilidad. En escalada y alpinismo se usa como tope al final de la cuerda, como un sistema de aviso para anunciarnos de que estamos ya casi al final de nuestra cuerda, si es que estamos realizando un rapel. tambien se utiliza como empotrador de fortuna, como fisurero, enganchando el nudo a una fisura adecuada en la roca.

      Su realización es muy sencilla, por chicote (es decir, en el extremo del cabo) como veremos a continuación en el siguiente video.

El Nudo de Ocho Doble

                                                        El nudo de Ocho Doble le añade fortaleza al Ocho simple, convirtiendolo, gracias a la gaza que se forma, en un excelente nudo para sistemas de aseguramiento. De hecho el nudo de Ocho doble es el nudo normalmente usado en los sistemas de encordamiento. Hay dos formas de realizar el Ocho Doble.

  • Por chicote: Es decir utilizando el final del cabo (Chicote). Realizaremos un nudo de ocho simple dejando suficiente longitud de cabo y, dejando una gaza segun la necesidad, volveremos  a “coser” el nudo metiendo la punta del cabo y siguiendo el recorrido del anterior nudo. Escrito parace más complicado de lo que en realidad es. La realización por chicote se emplea sobre todo cuando vamos a utilizar este nudo para asegurar un arnes. Como veremos más abajo realizariamos un ocho simple, pasariamos el cabo por el arnes y completariamos el nudo cosiendolo en retorno hasta completar el ocho doble. En el siguiente video de “Utilidad TV” se explica de forma bastante clara como realizar un Ocho Doble por chicote.
  • Por seno: Sugetamos una gaza amplia de la cuerda y realizamos (en doble) un nudo de ocho simple. El resultado final será un ocho doble. Este nudo es util cuando necesitamos pasar una gaza ya construida por un mosquetón, por ejemplo cuando nos estamos encordando en mitad de una cuerda (Primero y ultimo se encordarían con ocho por chicote, directamente sobre el arnés, y el montañero de enmedio se encordaria realizando un ocho doble por seno y enganchandolo a su mosquetón de seguridad)

               En el siguiente video de Vertimanía se muestra de forma clara como realizar un ocho doble por seno con el objetivo, como hemos dicho, de fijarlo a un mosquetón.

El Nudo de Ocho como Empotrador

            Como decíamos al principio el nudo de ocho puede ser utilizado como fisurero o empotrador de fortuna. Un fisurero es un sistema de anclaje que aprovecha las hendiduras y fisuras en la roca para proporcionar un punto desde el que asegurar. Decimos que un nudo de ocho puede convertirse en un fisurero “de fortuna”, tal y como se entiende en montaña, por que es un recurso casi siempre disponible pero que solo usaremos en caso de no disponer de otros sistemas artificiales y por ende más controlables. En mi opinión no es un sistema para usar por costumbre, pero si que es un recurso precioso en caso de encontrarnos sin nada en medio de la nada, ya sabeis a que me refiero.

              Parece ser que la técnica del nudo empotrado se inventó en  Elbsandstein, la Arenisca del Elbe, considerada por muchos como la cuna de la escalada libre.  En 1912 Rudholf  Fehrmann publicó las normas para la escalada de esta pared, en la que no se debían utilizar fisureros o medios artificiales, tan solo estaban permitidos nudos empotrados. las razones para emplear un nudo como fisurero son:

  • Son fáciles de poner y de quitar
  • El empleo de cordines de 9 ó 11 mm de grosor los hace más seguros que un stopper o friend.
  • No se mueve o cambia de posición al subir  tan facilmente como un stopper o friend
  • Es barato y ligero
  • En ocasiones es una solución de “recurso” cuando no tenemos otra opción. Es importante por tanto conocerlos.

     El nudo de ocho doble es el más estandarizado por ser de gran tamaño. No obstante hay otros nudos, específicamente fisureros, para adaptarse a la forma de la fisura. Si podemos los  comentaremos en posteriores ocasiones. Pero ¿Cuanto aguantan los nudos? ¿Es seguro que nos colguemos de ellos? Digamos que la fuerza o fortaleza la da el grosor del cordino o cuerda empleada. El Nudo solo evita que la cuerda se salga de la fisura en la que lo hemos metido. Por lo tanto podemos seguir las reglas de resistencia para cuerdas y cordinos en lo que a caidas se refiere, teniendo en cuenta la reducción de resistencia provocada por el propio nudo (de un 40 a un 60%). La siguiente información la he extraido de unos test realizados en la Universidad de Dresden.

Diámetro

Resistencia Máxima en doble (en Kg)

Reducción (40 a 60% ) por nudo en doble

Max. Resistencia Real en Peso, en doble, con un nudo debidamente empotrado

Empleo

3 mm

360 Kg

140 – 220 Kg

220 Kg

Colgarse levemente

4 mm

640 Kg

260 – 380 kg

370 kg

Caida suave

5 mm

1020 kg

410 – 610 kg

570 Kg

Caída Normal

6 mm

1460 Kg

580 – 880 Kg

680 Kg

Caida Fuerte

7 mm

2000 Kg

800 – 1200 Kg

> 1000 Kg

 ..

.. 

.. 

.

..

..

..

..

.

      De los anteriores test se deduce que un cordino de 7 mm en doble con un nudo asegurado bien empotrado aguanta igual que un fisurero. Por encima de los 7 mm tiene mayor resistencia que un fisurero.

       La forma ideal de empotrar un nudo es en una fisura que se vaya cerrando de arriba hacia abajo (es decir sea más estrecha por abajo que por arriba) y que salga un poco hacia afuera. Esto bloqueará el nudo en todas las direcciones evitando que salga. En cuanto al tamaño de la fisura decir que obviamente, cuanto más estrecha más dificil será que el nudo salga. Lo ideal sería que la fisura, en su parte estrecha (donde va a appoyar el nudo) sea del mismo tamaño que el diámetro del cordino, pero podemos entender como un margen razonable que la fisura sea 1.5 veces mayor que el diametro del cordin. es decir, para un cordin de 7 mm el limite razonable sería una fisura de 10.5 mm. Se podría llegar, apurando mucho (según los diseños experimentales) hasta las 1.75 veces el diámetro del cordino. Pero debemos tener en cuenta que una fisura de 2 veces el diámetro del cordino implica un gravisimo riesgo, ya que el nudo puede escapar ante una tensión fuerte (caida brusca).

             Y finalmente una consideración obvia. Se debe evitar utilizar un nudo empotrado en fisuras con filos cortantes que puedan dañar la cuerda.

El Nudo de Ocho como Tope o Final

    El nudo de Ocho tambien suele ser utilizado como final en una cuerda, por ejemplo en la que estamos rapelando, para advertir al rapelador precisamente de este hecho: el final de la cuerda. Por tanto no se pone justamente al final, sino al menos dos o tres metros por encima de su final. El Ocho doble tambien se puede utilizar para que una cuerda se salga de una polea, haciendo de tope. Lo podeis ver más claro en el siguiente video.

Encordamiento Mediante Nudo de Ocho

          Pero realmente donde el nudo de ocho demuestra toda su eficacia es como sistema de encordamiento, ya que de una forma sencilla y rápida permite el aseguramiento a una cuerda.

        Imaginemos una cordada formada por tres montañeros. A los de los extremos de la cuerda los llamaremos Finales y al que esta situado en el centro lo llamaremos Medio.

        Los montañeros finales deben asegurarse del siguiente modo. Efectuan un nudo ocho doble por chicote, de la siguiente manera:

       Realizan un ocho simple, dejando cuerda suficiente en el extremo del cabo. Introducen el extremo del cabo por el anillo ventral del arnés y rematan el ocho doble siguiendo el recorrido inicial, pero en sentido contrario, del primer ocho. Podeis verlo claro en este video, de gersonmad.

 En el caso de los montañeros medios, es decir, los que permanecen  en la parte intermedia de la cuerda, deben realziar un nudo ocho doble por seno, asegurando la coca que queda a su mosquetón de seguridad. Lo vais a ver mejor a continuación, tambien en un video de gersonmad.

Unión de Cuerdas mediante Nudo Ocho

            Otro empleo en el que el nudo de ocho se muestra eficaz es en la unión de dos cuerdas. Para ello realizaremos un nudo de ocho simple con la primera cuerda y procederemos a coserlo, en sentido contrario con la segunda cuerda. Una vez terminado el nudo procederemos a apretarlo, quedando las dos cuerdas virtualmente unidas.

Lecturas Recomendadas

  • Nudos y Cuerdas para Escaladores. Duane Raleigh. Editorial Desnivel. En esta guía de fácil manejo Duane Raleigh, editor de la prestigiosa revista Climbing y autor de varios libros sobre la escalada, ofrece instrucciones detalladas para dominar todos los nudos fundamentales de la escalada con sus variantes más usadas, y para servirse de estos nudos con la máxima seguridad y eficacia. Cada nudo está ilustrado con un cuidado dibujo y se describen sus usos principales y secundarios.
  • Nudos para Trabajos Verticales. Jon Redondo. Editorial Desnivel. Una selección de los nudos más habituales o necesarios en el ámbito de esta actividad, con el fin de facilitar a trabajadores y usuarios una fuente fiable de seguridad en el manejo de cuerdas.
    Todos los nudos que aparecen en este manual han sido seleccionados siguiendo un criterio de practicidad: se usan habitualmente, son fáciles de recordar, y pueden ser dominados con eficacia.