Aigüestortes 2011: Primera Etapa (Llong – Colomina)

Publicado: 6 octubre, 2011 en Grandes Rutas de Montaña, Montaña
Etiquetas:,

Representación 3D de la ruta


             Nos levantamos a eso de las 6:45 de la mañana, al tiempo que el resto de compañeros de refugio comenzaban a lanzarse desde las literas, Había que estar desayunando para las 7:00, así que no había tiempo que perder. Unos minutos para asearse y directos a la sala principal del refugio donde se servía el abundante desayuno. En media hora habíamos dado cuenta de las viandas y ya solo quedaba ajustar el equipo y ponerse en marcha. Como ya comentamos en la etapa prólogo, no llevábamos nada de comida (salvo alguna barrita energética), esperando llegar a la hora de la comida al refugio de Colomina.

Después de algunos estiramientos iniciamos el camino, tomando la ancha pista que sube por la derecha del refugio.



                            La pista pronto se convierte en un sendero ascendente pero cómodo que nos lleva a través del Bosque de Estany Llong durante aproximadamente 200 metros, momento en el cual el camino comienza a dirigirse hacia el Valle del Dellui. Una vez hemos ganado altura salimos de la umbría del valle y las primeras luces comienzan a iluminar nuestros pasos. Estamos atravesando el Barranco de Les Corticelles, flanqueados a nuestra izquierda por la espectaculares Agujas del Dellui, unas espigadas formaciones rocosas. El nombre de “corticelles” parece derivar del término“pequeño corral o cortijo”.

Valle del Dellui, con las lagunillas en primer plano

        Poco a poco vamos rodeando las agujas para acometer la entrada al Valle del Dellui. Pero antes deberemos atravesar una gran zona formada por bloques, el gran obstáculo de los senderos de Aigüestortes. El camino, tal y como normalmente lo entendemos, desaparece al llegar a este pedregal. Cada puñado de metros encontraremos una baliza de color amarillo que nos ayudará a encontrar la posición desde la que se observa la siguiente baliza. Y así, poco a poco, sin un camino fijo, guiados por la intuición, se va encontrando el camino hasta la salida de este peñascal. En estas zonas de bloques de derrumbe, muy habituales en Aigüestortes, deberemos usar a menudo ambas manos para ir buscando los apoyos necesarios, por lo que en bastantes ocasiones será más cómodo guardar el bastón en nuestra mochila. En la mano el bastón es poco útil y puede facilitar más un tropiezo que un agarre seguro.

Antonio Salinas atravesando el peñascal del Dellui, con las Lagunillas del Dellui al fondo

          Una vez superado el peñascal, momento que nosotros aprovechamos para hidratarnos  un poco, salimos a una estupenda planicie en la que se encuentra el lago del Dellui (Estany Dellui). Este hermoso lago, de origen glacial, tiene la particularidad de tener una península alargada que permite caminar hacia su centro. A partir de este momento el valle comienza a cerrarse y se inicia un pronunciado ascenso de unos 200 metros que conduce poco a poco hasta el Collado de Dellui, a 2577 metros de altitud. Parece ser que el toponimio Dellui tiene procedencia vasca Ote-ili-Oi, que vendria a signigicar algo así como Pueblo de la Abulaga, aunque no hay constancia de antiguos pueblos en esta zona.
                  Lo cierto es que desde el collado se tiene una extraordinaria visión del Valle Fosca por el que transcurriran nuestros pasos en breve. A nuestros pies se extienden, como espejos de un gigante, los lagos de Eixerola y Cubieso. Y más allá el Mariolo y el largísimo Tort. En el collado coincidimos con un nutrido grupo de personas, integrantes de una agrupación senderista barcelonesa, que estaban reposando al igual que nosotros la subida que acabamos de hacer. Mientras nos comíamos una barrita una rapaz sobrevolaba nuestras cabezas lanzando chillidos de advertencia.

Vista desde el Collado del Dellui, con el lago Eixeriola y el Tort al fondo

                    Comenzamos el vertiginoso descenso hasta alcanzar el lago Eixerola siguiendo el camino por su margen derecha hasta llegar al Estany de Mariolo, que quedará a nuestra derecha.  Un canuto de tierra nos separa del largo lago Tort, que toma su nombre del majestuoso y cercano pico  del mismo nombre.  el camino continúa ahora con ligeros subeybajas, siempre siguiendo el margen del Tort. En un momento dado debemos cruzar por encima de la presa que hay levantada cerrando el Barranco del Tort.
                               Ya queda poco para que rodeemos el lago y alcancemos su margen Sur y es en este momento cuando comenzamos a ver personas con poco equipo que se reparten por los diferentes rincones de este espectacular paisaje para disfrutar de un picnic. Esta es la señal ineludible de que el refugio queda ya cerca, y de hecho así es. El camino comienza a ascender suavemente y sigue el curso de unas antiguas vías, aparentemente de vagoneta, que fueron usadas durante las construcciones hidráulicas en la zona realizadas el siglo pasado.

Tras un duro recorrido llegamos por fin al refugio Colomina

                    El refugio queda ya cerca. Poco a poco ganamos cota hasta alcanzar los 2415 metros en los que se encuentra ubicado el refugio. Y cuando este aparece nos quedamos alucinados con el paisaje. Se encuentra en altura, rodeado de cimas y con un espectacular lago (el lago Colomina) a sus espaldas

En el refugio, pero sin comida

Señal montañera cerca del Colomina

            Soltamos las mochilas en el exterior, nos quitamos las botas y ponemos las sandalias que llevamos en la mochila y entramos al interior. Somos los primeros en llegar esa mañana. Aun habiendo salido casi los últimos hemos llegado a muy buena hora. Inocentemente me acerqué al guarda del refugio, un tipo bastante servicial y simpático, y le pregunté si llegábamos bien para la comida. Con cara sorprendida me miró y me dijo, “¿Comida? Aquí no hacemos comida.
           “Cómo que no“, le digo “Si en el refugio nos dijeron que podíamos comer aquí, de hecho no hemos traído comida. Tenemos que comer algo. Hemos andando mucho”
             “Pues aquí no hacemos comida”, responde, “tenéis que llamar al Llong a ver que os dicen“.
              Menuda cara de imbécil tengo en ese momento. No me lo puedo creer. Nos han mandado por mitad de la sierra sin comida y sin posibilidad de comer en destino. Evidentemente llamo al Llong y le cuento la película, pero parece ser que les cuesta reconocer el error cometido y lo achacan a un mal entendido. naturalmente que lo entendimos mal. O no lo explicaron bien. Entiendo que a unos que se acaban de incorporar a la dinámica de esa ruta hay que dejarle claro, pero bien claro, que es el refugio donde duermes el que te tiene que preparar la comida del día siguiente (picnic) y no al que llegas. Y por supuesto, hay que indicar bien claro (que a mi no me lo dijeron en ningún momento) que no hay comida en destino. En fin, sea como fuere, estábamos a casi dos mil quinientos metros, sin comida y cansados.
                 Me volví hacia el guarda del Colomina, el único que parecía sensato en todo ese lío y me puse en sus manos. Con acierto nos sugirió lo siguiente. El podía darnos en ese mismo momento el picnic que deberíamos llevarnos al día siguiente y pedir que nos dieran de comer en el Josep Maria Blanc, que alli si que daban de comer.
                  Nos pareció una buena solución. Al menos resolvíamos el problema que era de lo que se trataba. Nos salimos al exterior del refugio con nuestra bolsita y nos dispusimos a comernos el bocadillo disfrutando de las singulares vistas del Barranco del Jou.
                    Una vez con el estómago lleno salimos a dar una vuelta por la orilla del Colomina. Juan llevaba en su bolsillo su tinwistle, traido desde la isla Esmeralda, desde Eirinn, así que nos pusimos a andar. Según los folletos explicativos estaba prohibido tocar con instrumentos musicales en el parque, por lo que debíamos alejarnos bastante del refugio para encontrar una zona tranquila en la que poder disfrutar de la música sin que nos cayera una multa. Encontramos el lugar y Juan comenzó a lanzar aires y jigs por su instrumento. Curiosamente y de forma inesperada el lago formaba un anfiteatro natural debido a las cumbres que lo rodeaban, provocando una gran reverberación en los sonidos. La sorpresa es que cuando Juan dejaba de tocar desde muy lejos llegaban los vítores y los aplausos. Nos moríamos de la risa, por que de verdad que nos habíamos ido muy lejos para no molestar a nadie.
                 Comenzó a caer la tarde, así que volvimos para disfrutar de la cena en el salón del refugio. Al día siguiente debíamos cruzar dos collados, incluyendo el Paso del Oso, por lo que había que descansar bien.
                 Os dejo ya con el vídeo de esta jornada. Más abajo encontrareis lecturas y enlaces de interés por si os decidís a hacer esta etapa.

Características del Refugio Comina

Refugio Colomina

Plazas: 40
Servicios: Cenas, bebidas, mantas, wc y duchas (dos y dos, por lo que hay que hacer cola)
Teléfono:  973 25 20 00
Cobertura de telefonía movil: No hay mucha pero hay. De las principales compañías. Poneos en el exterior del refugio, mirando al barranco, junto a los ventanales.
Acceso/Salidas: comunicado con el exterior mediante el teleférico que sube hasta el Estany Gento  desde el Pantano de Sallente. Desde este ultimo hay una carretera que une con la zona de Semterada/Capdella

Lecturas Recomendas

La Ruta de los Nueve Refugios

David Buenacasa y Marc Subira, 2006

Editorial Lectio

La ruta de los 9 refugios es más que una guía sobre la ruta de montaña del Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici,conocida popularmente como Carros de Foc y que pasa por los refugios Ernest Mallafré, Amitges, Saboredo, Colomèrs, Restanca, Joan Ventosa i Calvell, Estany Llong, Colomina y Josep Maria Blanc. Es un manual que orienta y ofrece pautas claras y didácticas a los excursionistas sobre cómo realizar dicha ruta.
En este libro hay gráficas de desniveles, coordenadas GPS, mapas en 3 D, fotografías en color… todo ello para completar el cúmulo de información sobre las rutas, los refugios y las ascensiones opcionales desde muchos puntos del trayecto. Se trata de un relato basado en vivencias personales, que los autores ponen en las manos de los lectores para invitarlos a vivir la magnífica experiencia que han tenido en la confección de la guía.

Carros de Foc: Travesía de los refugiosNuria García, 2004Sua EdizioakGuía montañera de la Travesía de los refugios Carros de Foc, que tiene como escenario el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. El libro describe detalladamente todos los recorridos posibles para realizar esta travesía clásica que discurre por los refugios de este Parque Nacional, así como las distintas modalidades existentes para llevarla a cabo.
Además de esto, encontraremos datos históricos sobre dicha prueba, y una guía completa con información práctica (cómo llegar, oficinas de turismo, refugios, etc..) que será de gran ayuda para los excursionistas. Junto al libro se incluye un mapa despegable (1:50000), y dibujo en perspectiva 3D, de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici realizado por Miguel Angulo.
 
Carros de Foc: La Conquista de las Montañas Encantadas de AigüestortesVictor Luengo, 2009Editorial MilenioCarros de Foc es una exigente carrera de montaña que se desarrolla dentro de los límites del Parque Nacional de Aigüestortes y Sant Maurici, una joya natural única en los Pirineos. En el presente libro se narra un viaje que tiene como objetivo fundamental realizar la travesía de los refugios, los Carros de Foc, profundizando en el conocimiento de estas montañas encantadas, a cuya conquista acudieron los más relevantes pirineístas del momento, grandes pioneros cuyas hazañas han escrito bellas páginas en la historia del montañismo.
Mapa Escala 1:25.000 de la Ruta Carros de FocEditorial AlpinaMapa y guía excursionista por la travesía de los Carros de Foc (Carros de fuego) trazada en el entorno del Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, una de las zonas mejor conservadas y de mayor belleza de los pirineos que contienen las comarcas de Els Pallars Sobirá, el Pallars Jussá, el Alta Ribagorça y la Val d’Aran.La travesía que se propone en este libro por Carros de Foc es circular, precisa de 5 a 7 días, para recorrer todo el parque, con etapas que contienen 9 refugios en Saboredo, Colomérs, Restanca, Ventosa i Calvell, Estany Llong, Colomina, Josep Maria Blanc, Ernst Mallarfré y Amitges como puntos de inicio y destino.
La guía contiene información de acceso y datos prácticos como la altitud, la comarca a la que pertenecen, los servicios, las plazas y los teléfonos de contacto, entre otros, de todos y cada uno de los refugios que se proponen para seguir el recorrido de Carros de Foc.Todo con fotografías de los refugios en blanco y negro y un utilísimo mapa suelto de la zona, a escala 1:25.000, para llevar y seguir el recorrido de manera fácil y cómoda.
Realizada en cuatro idiomas (castellano, catalán, francés e inglés) por lo que es de utilidad tanto para el viajero nacional que conoce aproximadamente la zona como para el que viene de nuevas desde cualquier parte de España o incluso, del mundo.
 

Enlaces de Interés

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s