Mascaras de Buceo: Nuestra Ventana al Mar

Publicado: 17 julio, 2011 en Material Subacuatico, Submarinismo

                Pocos de los materiales que utilizamos en el buceo con el equipo autónomo son tan familiares y necesarios como la máscara de buceo. ¿Acaso no recordamos ese primer verano en el que íbamos corriendo con nuestras gafas de buceo a zambullirnos en la orilla del mar o en la piscina de un familiar para contemplar lo que las aguas ocultaban? Frecuentemente nuestra pequeña máscara se guardaba en la bolsa junto al cubo y la pala para hacer castillos de arena.

             Esta familiaridad nos hace cometer el error de no dar la importancia debida a esta parte del equipo de buceo, olvidando la máxima submarinista que dice que tan solo con una máscara de buceo podremos bucear algo pero que si nos falta esta no podremos bucear nada, ni aunque sea someramente.

              Necesitamos la máscara de buceo para crear una cámara de aire entre nuestros ojos y el agua que nos rodea, permitiendo así que nuestro sistema ocular enfoque de forma adecuada. Nuestros ojos, a diferencia de otros animales marinos, no están diseñados para enfocar bajo el agua, así que las imágenes que obtenemos sin la máscara son borrosas y distorsionadas.

                Por todo esto es considerado el componente más importante del equipo básico (o ligero) de buceo (máscara, aletas y tubo o snorkel).

Historia de las Máscaras de Buceo

           El hombre siempre ha querido conocer los secretos que esconde el mar, al principio como una forma de facilitar la obtención de sus recursos.

           Originalmente parece que se idearon sistemas para la beneficiosa obtención de perlas en el Mediterráneo, aunque después las técnicas de buceo básico se emplearon en el ataque y asedio de fortalezas. En el Golfo Pérsico, por ejemplo, según relata la crónica del siglo XIV del viajero Ibn Batuta, los pescadores usaban unas mascaras realizadas con concha de tortuga que pulían hasta el extremo de dejar casi transparentes. La evolución medieval de los dispositivos de observación submarina pasaron de las campanas (recipientes cargados de aire en cuyo interior se colocaba el buceador) hasta las escafandras conectadas mediante un tubo a la superficie por medio del cual se suministraba el aire. La innovación fundamental del sistema se produjo  con el llamado Aqualung diseñado por el comandante Jaques-Ives Costeau y el ingeniero Émile Gagnan en 1943. Por primera vez el ser humano era capaz de respirar de forma autónoma bajo la superficie mediante un sistema de reguladores que facilitaban a presión ambiente el aire comprimido y  una máscara facial formada por una careta de hule y un vidrio que proporcionaban gran visibilidad.

Características Esenciales de una Máscara de Buceo

      Actualmente hay gran variedad de modelos de máscaras fruto de la evolución y el diseño. Sin embargo hay una serie de características que debemos buscar en una máscara.

  • Cobertura mínima necesaria. La máscara debe cubrir los ojos con una superficie de cristal y la nariz con un material flexible que permita su pinzamiento. Lo primero, como hemos dicho, es para crear una capa de aire entre nuestros ojos y el medio acuoso que nos permita enfocar correctamente. Lo segundo es para proteger en cierta medida la nariz del contacto con el agua (y la eventual absorción por esta vía), para posibilitar la purga de agua de la mascar mediante el insuflado de aire y, sobre todo, para permitir la maniobra de valsalva. La maniobra de valsalva fue inventada por el médico italiano Antonio María Valsalva y permite, mediante el pinzamiento de la nariz y el gesto de soplar mientras cerramos la boca, realizar la compensación de los oídos del buceador.  El hecho de que la nariz este cubierta y unida al espacio aéreo de la máscara permite también compensar este espacio, respirando ligeramente por la nariz y evitando que la máscara haga una ventosa demasiado fuerte contra nuestro rostro. En el caso de que la actividad a realizar sea apnea, es decir buceo a pulmón, lo ideal es que la máscara recoja la menor cámara de aire posible, para que así sea más fácil compensar con el escaso aire de nuestros pulmones.
  • Cristales Templados: Los cristales no deben ser cristales normales para evitar una rotura en inmersión debido a la presión. Los cristales deben ser templados (tempered glass) y vienen marcados con una T en el vidrio.
  • Buen ajuste: La máscara debe quedar firmemente anclada en nuestro rostro. esto se consigue con el material de la máscara, que suele ser silicona y consigue un buen nivel de adaptación a nuestro rostro. La máscara también debe ser fácilmente asegurable mediante tiras de ajuste. Podemos comprobar que la máscara es adecuada para nuestro rostro si al poner esta sobre el mismo sin la correa de sujeción mientras aspiramos esta no se cae.

Tipos de Máscara

           Lo primero que debemos hacer cuando vamos a adquirir nuestra máscara de buceo es tener claro para la actividad que la vamos a utilizar. Si, vamos a bucear con ellas, no a ver la tele, ¿pero que vamos a hacer mientras buceamos? Como sabéis hay dos grandes actividades de buceo: el buceo con equipo autónomo y el buceo en apnea o pulmón. Estas dos grandes divisiones nos determinarán las dos clases de máscara fundamentales: las mascaras para apnea o pesca submarina y las mascaras para buceo con equipo autónomo (recreativo, fotográfico, científico, etc). Las características esenciales para estos dos grandes grupos son:

  • Máscaras para apnea: El volumen de aire en el interior de la máscara se reduce lo máximo posible para permitir una compensación cómoda con el escaso aire que tenemos en los pulmones.  Por tanto en este tipo de cámaras observaremos que los cristales son pequeños y que el volumen de la máscara está muy ajustado a la zona ocular.  Este espacio interior deberá ser más reducido cuanto más profundo pensemos que vamos a bajar. Por poner un ejemplo los campeones de apnea, que se sumergen cientos de metros, no utilizan máscara por ese motivo. Si son pocos metros los que vamos a descender (como es mi caso cuando practico snorkel), la misma máscara del buceo recreativo nos podría valer, aunque más allá de los tres metros de profundidad se vuelve incómoda.
  • Máscaras para buceo recreativo:  Son las más genéricas y las que a su vez poseen más subtipos o especialidades. Dado que el suministro de aire en principio no es un problema no suelen estar tan limitadas en lo que se refiere al volumen interior. Por contra se busca tener un amplio campo de visión, que se consigue con variadas configuraciones de los cristales. En función de esto podemos hacer las siguientes distinciones:
  • Monovidrio: La máscara más clásica. Usa un solo vidrio. Reduce un poco la visión lateral, aunque las últimas versiones buscan minimizar esta deficiencia. Las máscaras monovidrio son muy comunes y fáciles de conseguir. de todas formas aquí van algunos ejemplos.
         Aquatics Frameless de Atomic               Primo X1 deBeuchat
          Maxiux de Beuchat
  • Doble Vidrio: La máscara usa un cristal para cada ojo, ampliando la visión lateral. Normalmente son el tipo de máscara que se utiliza para incorporar graduación en los cristales. Actualmente son las que más frecuentemente se pueden encontrar en el mercado, existiendo infinidad de modelos.
  • Múltiples Vidrios: Las máscaras incorporan tambien cristales laterales parapermitir más visión periférica. Hay que vigilar que no se produzcan distorsiones.
  • Mascara Graduada: Permiten la incorporación de cristales templados graduados para corregir defectos de visión del buceador. Normalmente se vende la máscara por un lado y los cristales graduados por otro. Existen tiendas especializadas en la graduación de máscaras, aunque el montaje de estos cristales es sencillo y el usuario puede realizarlo con un simple destornillador.
       Ejemplos de máscaras que permiten graduación:
        Look de Aqualung
        Big Eyes de Cressi
        X-Vision de Mares
        Extreme de Seacsub (Apnea)
  • Full Face o máscara completa: Cubren el rostro completamente permitiendo liberar la boca del usuario y facilitando la comunicación con interco-municadores. Una pasada, pero caras. Quizás sean el futuro del buceo. ¿Os imagináis una inmersión en la que vuestro guía favorito os va hablando y explicando los pormenores de lo que estáis viendo, sin limitaros al briefing previo a la entrada al agua?.

           Máscara Facial de Scubapro.

  • Data Mask o Máscara de Datos: De forma similar al HUD de los pilotos de combate, las Data Mask ofrecen en pantalla toda la información del ordenador de buceo, estando siempre disponible para el buceador.

        Compumask de Aeris.
        Datamask de Oceanic.

    

Preparación y Mantenimiento de la Máscara de Buceo

      El gran enemigo de las mascaras de buceo es el empañamiento durante las inmersiones. Esto es especialmente frecuente cuando las máscaras son nuevas debido a que estas vienen de fábrica protegidas por una ligera capa de grasa que provoca el empañamiento. Para eliminar esta capa hay dos métodos:

  • Enjuagar la máscara con algún jabón liquido para vajillas y dejar sumergida la máscara en agua jabonosa durante 24 horas. Enjuagar finalmente con agua clara.
  • Poner unas pequeñas cantidades de pasta de dientes en los cristales y embadurnarlos. Enjuagar después de unos minutos
      Personalmente yo he utilizado los dos métodos, uno después de otro. Después de esta preparación la máscara, poco a poco, irá volviéndose más resistente al empañamiento. No obstante conviene preparar nuestra máscara antes de nuestras inmersiones, y nuevamente existen dos métodos:
  • El Método del Salivazo: Clásico, siempre a mano, económico y efectivo. Ponemos un poco de saliva en los cristales, la repartimos con un dedo. Esperamos unos segundos y aclaramos con agua.
  • Protección Química:  Existen líquidos en el mercado diseñados para evitar el problema del empañamiento. Fundamentalmente se basan en el alcohol y en la capacidad de este para eliminar la grasa. Simplemente se pulveriza el cristal y se enjuaga con agua. Mucho más elegante que el primer método ¿no?
            Una vez acabemos nuestra inmersión en mar procederemos a lavar en agua dulce y a secar a la sombra, igual que con el resto del equipo.

Mi Elección Personal: La Cressi Evo Big Eyes

             La edad no perdona. Es por esto que i objetivo fundamental cuando empecé a buscar la máscara que debía acompañarme en mis inmersiones debía ser una que permitiera la graduación de sus cristales. Esto reducía mi búsqueda a aquellas que permiten este tipo de adaptación, normalmente de doble vidrio, y de todas ellas decidí quedarme con las Evo Big Eyes de Cressi. Lo primero que me sorprendió de esta máscara fue su poco peso y lo suave de su silicona. De hecho esta confeccionada en dos siliconas, una más rígida para ofrecer rigidez estructural a la máscara, y otra mucho más suave en los bordes externos que sellan contra la cara. Esta ultima silicona proporciona gran comodidad y un excelente ajuste. Los cristales están muy próximos a los ojos, con lo que se reduce el volumen interior y se facilita la compensación. Además  están inclinados y su forma alargada incrementa notablemente la visión inferior.

Anuncios
comentarios
  1. Kiki. El Rincón del Viajero dice:

    Enhorabuena Antonio. Este artículo es muy bueno. Ayudará a elegir las gafas a los novatos como yo. Es una buena referencia.
    Un saludo.
    Kiki

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s