Pues si, después de mucho pensar he decidido abrir una página de Facebook vinculada  a este blog para hacer más ágiles las actualizaciones y facilitar otro medio a los lectores  para estar en contacto. Sabéis que tardo más de lo que quisiera muchas veces en publicar los artículos. Esto la mayoría de las ocasiones se debe a que trato de preparar los textos de forma adecuada y ofrecer información útil. Eso lleva tiempo y muchas veces no dispongo de todo el que quiero. Sin embargo no significa que no estemos haciendo cosas. Mil aventuras se planean y se desarrollan entre artículo y artículo. Está página de Facebook permitirá tener un contacto más directo y continuo y serán muchas las cosas que se publiquen ahí que no se publiquen en este blog. Os invito a decir que os gusta. Podéis acceder a la página de Facebook pinchando en la imagen de este artículo. Espero que la idea os guste.

Minientrada  —  Publicado: 22 marzo, 2015 en Blog
Etiquetas:,


Bonington

             Con enorme alegría recibimos los amigos de la montaña de Granada la noticia de que la Fundación Caja Granada iba a preparar una acto en el que intervendría Chris Bonington, una de las leyendas vivas de el alpinismo y de la exploración de alta montaña. Y fue una alegría porque más allá de los pocos casos en los que los logros de un montañero son debidamente recogidos, y hasta maximizados, por los medios de comunicación, la montaña (pese a su sacrificio, su desafío y su gran enseñanza) es el gran olvidado de nuestro deporte nacional. Una ciudad como Granada, con el magnífico macizo de Sierra Nevada a sus espaldas, bien merecía la visita de una figura de tan altísimo nivel como la de Bonington, y es justo agradecer el buen ojo de la fundación.

                Como niños dispuestos a ver una fabulosa función nos reunimos los amigos que normalmente solemos atacar las cumbres bajo la común bandera de Gran Embolao. Eran las 19:45 y una inmensa cola aguardaba junto a la puerta de acceso. El bueno de Fausto Ortega había podido escaparse antes asegurándonos una buena posición en la misma, así que comenzamos el acceso inmediatamente.

Mesa Bonington

                La mesa del acto estaba compuesta por José Manuel Anglada, auténtico pionero de la escalada española, quien actuaría de improvisado traductor. Le acompañaba Miguel Angel G. Gallego, Montañero y buceador murciano de altísimo nivel, que con sus palabras introductorias y su moderación nos haría comprender los enormes conocimientos y pasión con las que a sabido abordar el desafío de la montaña. Ellos dos arropaban a un Chris Bonington octogenario pero que aun conservaba la fiereza de su mirada. Tres auténticas bestias pardas de la montaña permanecían sentados, humildes, mirando un gallinero atestado de gente. La conferencia de Bonington giraría en torno a su vida, por que solo con eso hay paraBonington en el atril escribir  varios kilos de papel: “Mi Vida de Escalada”. Y no es para menos. Algunos de los reconocimientos obtenidos por Bonington y la humildad con las que los pasea simplemente te dejan sin habla:

  • Nombrado Sir (Caballero) por la Reina de Inglaterra, titulo recibido anteriormente por Sir Edmund Hillary.
  • Orden del Imperio Británico.
  • Medalla de la Royal Geographical Society.
  • Orden de la Reina Victoria.
  • Piolet de Oro Internacional
  • Medalla Lawrence de Arabia de la Royal Society
  • Presidente del movimiento conservacionista Mountain Wilderness, sucediendo a Sir Edmund Hillary

Bonington, Cazador de Imposibles

             Si por algo se ha caracterizado la trayectoria montañera de Chris Bonington ha sido por su obsesión de abrir vías nuevas, las más difíciles, en las cimas que escalaba y por ser un magnífico organizador o Jefe de Grupo de Expedición. Con puntualidad inglesa, a las 20:00 horas el acto comenzó con unas primeras palabras de Miguel Ángel Gallego, quien con sabiduría y emoción nos puso en antecedentes de la figura que teníamos delante, del auténtico animal alpino que había descendido hasta aquella sala. Su vida, simplemente apasionante, nos servirá de excusa en esta entrada para realizar un recorrido por las paredes más desafiantes de nuestro planeta. Preparad palomitas, por que esta entrada os llevará un tiempo acabarla al completo.

                 Bonington se levantó y con paso calmado inició la narración de una vida épica, desafiante y plena que comenzó un 6 de Agosto de 1934 en Hampstead, Londres. Sus primeros encuentros con la roca sucedieron en 1951 a la edad de 16 años. Accedió a la Academia Real Militar de Sandhurst, donde acabó licenciándose en el Regimiento Real de Tanques allá por 1956. Este destino le permitió salir por primera vez de su país encontrándose con las altas cumbres de Europa, ya que fue enviado al norte de Alemania. Después de tres años en este destino sirvió como instructor militar  de montaña durante dos años más.

                     Hacia el año 1958 volvió a interesarse por los Alpes, integrándose en la primera cordada británica que realizara el ascenso por el Pilar Suroeste del Dru, también conocido como Pilar Bonatti, en Chamonix. Esta cordada estaría integrada además de por Bonington, por otros grandes escaladores: Don Whillams, Jan Dlugosz e Ian Clough. A continuación podemos ver un fragmento de una película de la época donde se da cuenta de la primera ascensión de Bonatti a esta magnífica aguja.

                     En 1960 Bonington se embarcó en un navío, la forma más económica de viajar en aquella época, con destino a la India. Su objetivo era integrarse en una Expedición conjunta británico-india-nepalí, con la cual y junto a Dick Grant, Capitán de los Royal Marines, y a Ang Nyima, Sherpa de la Brigada de Gurkhas, consiguió el primer ascenso al Anapurna II (7937 metros). El Anapurna II es un pico situado al Oeste del macizo del Anapurna, a más de 30 kilómetros de distancia de la cumbre principal (Anapurna I), totalmente independiente y casi de la misma dificultad.

                    En 1961 se hizo evidente que sus expediciones resultaban incompatibles con su trabajo en el ejército, asi que decidió abandonarlo para integrase en una expedición civil que trataría de abrir una nueva vía en el Nuptse (7861 metros).  En la región nepalí de Khumbu, a solo dos kilómetros  al suroeste del Everest, el Nuptse ofrece su  cara Sur, un demoledor y gigantesco muro de roca. Su nombre significa “Pico del Oeste”, ya que en realidad forma parte del macizo conocido como Lhotse. Más que un pico, el Nuptse debería ser considerado como una cresta formada por varios picos. Y aunque por otras vertientes no es un ascenso difícil y de hecho forma parte de la ruta de campos bases que dan acceso al Everest, la enorme complejidad de su cara sur bien merecía una expedición. En palabras de Bonington el equipo tenía una forma un tanto anárquica de trabajar. Eran un grupo de bien dotados escaladores extremadamente decididos a encontrar su propia vía hasta la cumbre. Bonington se encontró con el equipo en Katmandhu, desde donde partirían en un largo treking  El primer ascenso fue conseguido el 16 de mayo por Dennis Davis  y el Sherpa Tashi, y solo unos días después por la expedición británica de Bonington. Es tal la dureza y la dificultad técnica de esta pared que hasta la década de los 90 no volvió a intentarse de forma sistemática para buscar nuevas vías.

                     Recientemente, en octubre de 2012, los himalayistas españoles Alberto Iñurrategi, Juan Vallejo y Mikel Zabalza lograron quedar a tan solo 160 metros de la cumbre, pero el fuerte viento les obligó a abortar, como podremos ver a continuación.

                     Al acabar la expedición al Nuptse,  Bonington volvió a Europa para volver a integrarse con el equipo de Don Whiliams. Inicialmente su objetivo era lograr cumbre por la cara norte del Eiger, para lo cual acamparon junto a su base. Pero el verano no parecía dar tregua y el mal tiempo hacía inviable intentar el ascenso por lo que en Agosto el equipo decidió moverse hasta otra zona que estaba en liza en el panorama alpinístico del momento. El Pilar Central del Freney resulta ser la vía más complicada y técnica de acceso al Montblanc. En julio de ese mismo año dos cordadas, una francesa y otra italiana, estaban tratando de abrir la vía cuando se desató una tormenta terrible que acabó con la vida de cuatro de los siete alpinistas que luchaban por la cima. Los tres montañeros supervivientes, entre los que se encontraba Walter Bonatti, se vieron obligados a retirarse por mal tiempo. Un mes después llegó la cordada de Bonington,  consiguiendo abrir la vía y logrando cima entre el 27 al 29 de Agosto. A partir de ese momento esa vía sería conocida como la Vía Británica, y ¿que mejor que ver una escalada actual de esta para comprender su dificultad técnica?

 

                    En septiembre de 1961 Bonington consiguió un trabajo estable en Inglaterra que debía aprender a combinar con su pasión por las montañas. Su estancia en Reino Unido le sirvió para conocer a Wendy, con la que se casaría en Mayo de 1962. Es admirable la ternura con la que un hombre de este calibre recuerda este momento, calficándolo el mismo como el evento más importante de su vida. Y en ese momento, recién casado y con un trabajo estable, la montaña volvió a llamarlo. Recibió una invitación para unirse a una expedición que partiría el siguiente otoño hacia el sur de Chile, en Sudamérica, para tratar de acometer el ascenso a la Torre Central del Paine. Inmediatamente su jefe le dijo que debía decidir entre su carrera profesional y su pasión por la montaña. Y decidió lo último, abandonando su trabajo en julio.

                  Aquel verano del 62 viajó de nuevo a los Alpes, dispuesto a realizar el primer ascenso británico a la Norte del Eiger. Todos los infructuosos intentos anteriores parecieron prepararlo para aquel momento. Consiguió cima junto a Ian Cloughtz. De la complejidad de esta cara del Eiger ya tuvimos oportunidad de hablar hace unos años en una entrada. Pero en el siguiente video de un reciente ascenso podréis contemplar, casi sin aderezos, su dificultad.

                  Y también os dejo, porque merece la pena verlo, la recreación que hicieron hace ya bastantes años en el programa Al Filo de lo Imposible de la trágica escalada a la Nordwand del Eiger de los aragoneses Alberto Rabadá y Ernesto Navarro. Los dos jóvenes murieron a escasos metros de la cumbre después de realizar un ascenso duro y trabajoso, con equipo antiguo y en pésimas condiciones meteorológicas. Excelentes escaladores de roca pero con pocos conocimientos de escalada en hielo, sufrieron lo indecible pero no se rindieron, hasta que ya no les quedaron fuerzas. Un documento extraordinario de una aventura trágica.

                 En octubre de 1962 finalmente Bonington viajó en compañía de su mujer hasta el sur de Chile, dispuesto a enfrentarse a la Torre Central del Paine, que coronaría junto a Whillams en enero de 1963. Las Torres del Paine son un pequeño y escarpado grupo granítico de singular belleza situado en el Parque Nacional Torres del Paine, en la Patagonia chilena. Aquí tuvieron oportunidad los británicos de enfrentarse por primera vez a los formidables vientos patagónicos. En el siguiente video unos chilenos sube a la Central del Paine por la via Bonington-Whillams.

                  Al retornar a Inglaterra en 1963, Bonington se estableció junto a su mujer en Lake District, una zona rural al noroeste de Inglaterra, y comenzó a escribir su primer libro: “He Elegido Escalar”. En este libro narraba su experiencia escalando la Norte del Eiger. Dedicó los veranos a realizar escaladas en los Alpes, entre las que destaca el primer ascenso en 1965 al Pilar a la Derecha de Brouillard, en la cara Sur del Montblanc. Pero fue en 1967 cuando obtuvo reconocimiento entre sus conciudadanos británicos ya que se planeo la escalada de la Aguja Old Man of Hoy, que tendría una gran cobertura de la BBC y por tanto gran repercusión mediática. El Old Man of Hoy es una aguja de arenisca roja, de 137 metros de altura, que emerge prácticamente del mar sobre una base de rocas ígneas basálticas. Está situado en la Isla de Hoy, en las Islas Orcadas, Escocia. Un equipo formado por Chris Bonington, Rustie Baillie y Tom Patey habían logrado escalar en tres días  la aguja un año antes. El 8-9 de julio de 1967 la BBC creó un programa especial que seguiría en vivo la escalada del pináculo. Bonington y Patey repetirían su ruta original, pero otros dos equipos de escaladores buscarían nuevas vías. A continuación tenéis el programa de la BBC, resumen de las distintas emisiones.

           A partir de aquel momento Chris inició su trabajo como reportero fotográfico, especializándose en cubrir expediciones de alta montaña o destinos sálvajes. El climax de su carrera periodística llegó en 1968 cuando acompañó a una expedición del ejército británico durante el primer descenso del Nilo Azul. En esta expedición fueron amenazados por cocodrilos, por impactantes rápidos e incluso fueron emboscados. Una vez más se dio cuenta de que su trabajo le estaba alejando de su verdadera pasión: las cumbres.

La Época de las Grandes Expediciones

Durante el otoño de 1968 Bonington comenzó a planear una expedición a los Himalayas que acometiera el ascenso de la cara sur del Anapurna. Hasta ese momento no se había intentado el ascenso de aquel enorme muro de más de 3000 metros, mezcla de hielo y roca. Aquella expedición, liderada por Bonington,  logró llevar a la cumbre a Dougal Haston y Don Willams un 27 de mayo de 1970. Desgraciadamente su compañero de cordada, Ian Clough, perdió la vida durante un desprendimiento de seracs hacia el final de la expedición. La siguiente película recoge aquella expedición.

               El siguiente paso lógico después del éxito de la Sur del Anapurna era tratar de alcanzar la cima del Everest por su cara Suroeste. Bonington lo intentó en 1972, pero los salvajes vientos del otoño y el invierno impidieron que hiciera cumbre. Debido a que las autoridades nepalesas solo permitían una expedición a la vez no pudo realizar más intentos ya que la cola de expediciones lo postergaba hasta 1985. Así que se decidió por otras cumbres.

                En 1973 realizó el primer ascenso al Brammah (6411 metros) junto a Nick Estcourt y en 1974 atacó el Changabang (6864 metros) junto a Doug Scott, Dougal Haston, Martin Boisen, Balwant Shandu y Tachei Sherpa.

               Pero en 1975 se presentó otra oportunidad para intentar la cara Suroeste del Everest, para lo que Bonington reunió a un equipo basado en el que había logrado los éxitos en la Sur del Anapurna. El éxito más significativo fue la superación de la banda de roca situada a 8200 metros, concluyendo en la cumbre de  Dougal Haston y Dough Scott el 24 de septiembre. Desgraciadamente durante esta expedición Mick Burke desapareció y su cadáver nunca fue hallado.

La Epopeya del Ogro

             En 1977 Bonington y Scott prepararon el primer ascenso al Baintha Brakk ( 7285 metros), terrible pico conocido en occidente como El Ogro y situado en Pakistán. Sin embargo, la expedición del británico no pasó a la fama por ser la primera que hollaba la cumbre, sino por ser un extraordinario ejemplo de resistencia humana y supervivencia en altitud. Cuando comenzaban en primer rapel de descenso Scott se partió ambas piernas, que unido a una neumonía y una rotura de dos costillas de Bonington, los dejó en un estado lamentable. Por si fuera poco, al estar ya en la parte final de la expedición los alimentos y los suministros prácticamente se habían agotado. Como pudieron, unas veces porteando Bonington a Scott, otras simplemente arrastrándose, lograron descender hasta el campo base en medio de una fuerte tormenta. Cuando lograron llegar descubrieron que no había allí nadie, dado que sus otros compañeros de expedición los habían dado por muertos y se habían marchado, por lo que aun tuvieron que pasar varios días hasta que pudieron encontrar ayuda. Y sin embargo  el ascenso es en si mismo algo extraordinario. El ogro, un enorme pináculo de roca y hielo ha podido ser escalado en poquísimas ocasiones. A continuación os dejo un video sobre una nueva vía abierta por unos escaladores norteamericanos que bien les valió la nominación para el Piolet de Oro 2013. En sus imágenes podréis comprobar la verticalidad de esta montaña.

                 En 1978 organizó otra expedición para tratar de acometer el ascenso a la Cresta Oeste del K2, pero la expedición terminó dramáticamente debido a la muerte por avalancha de su amigo Nick Estcourt. Poco a poco todos sus compañeros de cordada iban quedándose en las cumbres, para siempre.

                Durante un par de años permaneció alejado de las cumbres, escribiendo su libro “En Busca de Aventura“, pero en 1980 el gobierno chino abrió algunas de sus montañas para que fueran escaladas por montañeros occidentales. Después de un reconocimiento previo se organizó una expedición que finalmente alcanzaría la cumbre por vez primera en una aislada montaña en el remoto Xingiang Occidental: El Monte Kongur (7719 metros). La cumbre la hicieron Peter Boardman, Joe Tasker, Alan Rouse y el propio Bonington.

               En 1982 Bonington junto a parte del equipo que había alcanzado el Kongur, trato de alcanzar la Cresta Noreste del Everest sin oxígeno. Uno de sus compañeros, Dick Renshaw, tuvo que abandonar debido a que el doctor le detecto un leve derrame cerebral. Bonington intentó hacer cumbre junto a Boardman y Tasker, pero pronto vió que no podía seguir el ritmo de sus compañeros por lo que tendría que hacer el ascenso en solitario. Chris vio como Boardman y Tasker simplemente desaparecían cerca de la cresta, acabando con la buena sintonía de lo que el británico describió como la expedición más alegre de su vida. Pero no se rindió y continuó en solitario hasta hacer cumbre.

                En 1983 Bonington realizó el primer ascenso a la cima Oeste del Shivling, una montaña de 6501 metros situada en la India. La subieron en estilo alpino, empleando 5 días para subir y bajar. A continuación podréis ver un video de una reciente ascensión a esta montaña.

             Unas semanas  después de conseguir esta cima se unió al millonario Frank Wells para realizar el primer ascenso en solitario al Monte Vinson (4897 metros), en la Antártida.

              En 1985 alcanzó la ansiada cima del Everest, el techo del mundo, a través de su Collado Sur. Esta cima, quizás la más esperada por Bonington, puso fin a su vida como montañero extremo, dedicándose a partir de ese momento a pruebas menos desafiantes, acompañado incluso por su familia. El ascenso al Kilimanjaro, sin ninguna dificultad técnica pero  en compañía de los suyos, le resultó tanto o más placentera que los grandes desafíos que había asumido.

             Cómo hemos podido ver la vida de Bonington ha sido simplemente alucinante. ¿Cuantos de nosotros no nos daríamos con un canto en los dientes por hacer uno solo de sus ascensos, por la vía más fácil? Bonington acabó la charla con la misma humildad con la que la había empezando, diciendo que el no era nadie para decir lo que estaba bien o mal en montaña. Y a todos nosotros nos dejó con la boca abierta, alucinados ante una auténtica leyenda viva del alpinismo internacional.


                 En una colina solitaria, a casi 3200 metros de altitud entre el Tosal del Cartujo y los escarpados Tajos de la Virgen, se levantan unos muros grises, humildes, triste recuerdo de otros tiempos montañeros. Se trata del refugio de Elorrieta, situado en un lugar azotado por los fuertes vientos y las nieves de invierno, un bastión montañero abandonado y maltrecho pero que aun ofrece el cálido abrazo de sus muros cuando se cierne la tormenta. Y está triste. Solo a su suerte y abandonado por las instituciones después de ochenta años de servicio y salvaguarda montañera.

               El refugio de Elorrieta está en peligro por la inexistente gestión institucional a la que se ha visto sometido y por la amenaza soterrada de derribo que le sobrevuela. Porque, naturalmente, para un político encorsetado enterrar debajo de la alfombra del olvido los errores de su gestión es más eficiente que tratar de poner los medios para reparar el problema. Pero afortunadamente la comunidad montañera granadina se ha puesto en marcha y defenderá a toda costa esas viejas piedras a las que tanto agradecimiento le debe.

               Este refugio fue construido entre los años 1931 y 1933 como parte de las instalacionesrefugio-de-elorrieta antiguo dedicadas a los esfuerzos de repoblación en el Valle de Lanjarón que fueron impulsados por el Director General de Montes don Octavio Elorrieta Artaza, del que heredó el nombre. Por aquella época las fuertes lluvias estaban provocando importantes problemas en la pendiente del Río Lanjarón. Las aguas del deshielo también contribuían  a provocar corrimientos de tierras que castigaban duramente los cortijos del valle. Hacia el año 1929 se inició una intensa repoblación hasta las más altas cumbres que tras tres años de esfuerzo no vieron resultados positivos debido a la dureza de la tierra y lo extremo de la climatología. Para facilitar este proyecto se construyeron varios refugios, el más alto de los cuales (3197 m.) fue el de Elorrieta. Junto a estos refugios se establecieron viveros cuidados por guardas forestales. Originalmente el refugio estaba muy bien dotado, con instalación eléctrica para su iluminación, calefacción y agua corriente. El tiempo, las inclemencias y el mal uso lo fueron deteriorando hasta que en 1961 fue cedido a la Federación Andaluza de Montaña. La Federación realizó trabajos de restauración que consiguieron eliminar el estado de ruina, creando para el mundo de la montaña un refugio acogedor muy cercano a las cumbres,  dotado de tres dormitorios con literas y una sala de estar con chimenea. Las obras terminaron en 1963 e inicialmente el uso se regulaba con una entrega de llaves y el pago de la pernocta a la federación.

            Desde aquel momento el refugio, amplio, con una curiosísima estructura subterránea, fue utilizado hasta que el tiempo hiciera que sus enseres, ventanas y puertas se deterioraran. Las intensas nevadas a esa altitud fueron reventando ventanas y haciendo que auténticas lenguas de nieve penetraran hasta su interior, año tras año, estropeando y haciendo inoperativas el interior de sus instalaciones.

                 Sin embargo el montañero es un ser espartano. No necesitamos demasiado y agradecemos unos fuertes muros cuando sopla la ventisca. Aun en un estado pésimo, sus paredes ofrecen refugio en caso de necesidad. En el siguiente vídeo, filmado por la gente de Alta Cota, podemos ver el estado de este refugio durante la temporada invernal de 2013. Es triste, pero sigue siendo una mano amiga para el montañero.

                           Afortunadamente la comunidad montañera, coordinada por la Plataforma Acción Sierra Nevada, se ha puesto en alerta advertida por gran peligro que corre este refugio. Y no es para menos. Su posición en altura, a medio camino entre el refugio de la Carihuela y el Pico del Caballo, asegura una zona que queda realmente aislada durante la temporada invernal. La vida de los montañeros podría estar un poco más en peligro si este refugio es eliminado. Pero al margen de las obvias razones de seguridad, la comunidad montañera apunta a otras razones por las cuales estas instalaciones deben ser conservadas.

  1. Es el recuerdo vivo de los primeros intentos de reorganización de los recursos forestales andaluces.
  2. Es uno de los 5 refugios construidos en la alta montaña andaluza durante la 2ª República Española.
  3. Su arquitectura, plenamente integrada con el entorno, representa un modelo de sostenibilidad constructiva digno de respetar y copiar.
  4. Su estructura aun se encuentra en buen estado, lo que permite una rehabilitación no demasiado costosa.

Por todas estas razones la Plataforma Acción Sierra Nevada ha lanzado una campaña de recogida de firmas en Change.org con las que quiere solicitar a la Junta de Andalucía que el refugio de Elorrieta sea incluido en el Patrimonio Histórico de Andalucía, pidiendo igualmente que se tomen medidas de protección cautelares y que se proceda a su rehabilitación.

           Desde aquí quiero pediros por favor que apoyéis esta iniciativa. Si no tenéis cuenta en Change.org podréis crearla de forma fácil y segura. El enlace para firmar es el siguiente:

<< Firmar aquí >>

           Si sois montañeros y recorréis las altas cumbres del macizo de Sierra Nevada puede que en algún momento necesitéis la protección de estos muros. Y si no sois vosotros quizás sea un amigo o un ser querido el que lo necesite.


                El pasado 2013 nacía en Granada el Club de BuceoLOgo CUB fondo Transparente Pequeño Universitario. Se trata de un proyecto al que hemos querido unirnos de aquí y que pretende fomentar el buceo deportivo como una herramienta con la que conocer y proteger nuestros fondos marinos.

                    El CUB nace como una organización abierta en la que reunir a un colectivo de buceadores desde la cual se pueda facilitar la realización de inmersiones en nuestra costa, continuar con la formación como buceador mediante cursos y llevar a la práctica viajes  en las que disfrutar del buen ambiente de una agrupación de este tipo. Uno de los principales problemas de los buceadores es el encontrarse solos, sin compañeros de inmersión que garanticen la seguridad de la actividad. Un colectivo como el CUB Granada garantiza que siempre haya oportunidades de buceo para todos. Por que en CUB Granada todo es gratis. Los compañeros que ejercen de guía no cobran, ni los instructores que imparten cursos. La fuerza del grupo se utiliza para negociar precios inmejorables cuando se realizan salidas al exterior o viajes. Son todos compañeros, no hay clientes.

                           Detrás del nacimiento de esta organización, actualmente presidida por Luis Morales Fernández,  hay antiguos buzos, muchos de ellos miembros del  Club Universitario de Actividades Subacuáticas (CUGAS), una asociación que por diferentes motivos dejó recientemente de realizar actividades. Uno de ellos, y quizás el más activo, no es otro que Juan Diego López-Arquillo, actual secretario del CUB,  Instructor PADI y auténtico especialista del buceo nocturno.  Juan de Dios (“Juandi”) es además Técnico de Campo de Buceo Científico (obtenido en el Centro de Actividades e Investigación Subacuática, CAIS, de Madrid) y actualmente actúa como coordinador del Diploma de Especialista de Buceo Comercial, Deportivo y Científico que está preparando la Universidad de Granada. Como culo inquieto que es, y no contento con eso, ahora también está terminando de ultimar un par de libros, uno de ellos dedicado a los fondos submarinos de nuestra costa, que tendremos ocasión de comentar en este blog, Creo oportuno que sea él mismo quien nos hable brevemente de esta  propuesta.

Del Monte a la Mar (MM) -¿Cómo surge la idea de fundar el CUB Granada?

Juan Diego López-Arquillo (JDL) - El CUB surge como una continuación lógica del CUGAS, el Club Universidad de Granada de Actividades Subacuáticas, fundado en 2001 por profesores y alumnos de biología marina, y que funcionó durante diez años en la Facultad de Ciencias.  Aquel CUGAS funcionaba como los antiguos clubes de buceo, aunque estaba enfocado hacia la Facultad de Ciencias Biológicas, de hecho, era casi desconocido en el ámbito universitario. Funcionaba como aquellos clubes de buceo de los años 90, en los que el club poseía equipos de buceo, un pequeño compresor, una lancha….y entre todos se responsabilizaban del mantenimiento y la organización de salidas. 

Esto, que puede parecer una buena idea, hacía aguas por bastantes sitios: Estaba muy cerrado a la facultad de Ciencias y había excesiva rotación de miembros, estaban un año, hacían su curso bien barato y se iban. Había cuota de entrada y de renovación anual. Además, el club tenia equipos propios que la gente no cuidaba…al final, la falta de implicación lo hizo desaparecer. Los cursos salían baratos, y había equipos que salían también baratos para alquilar, pero eran engorrosos en horarios de coger y devolver…en fin, casi todo problemas. Además, los que íbamos a echar una mano nos dábamos una buena mano de trabajar sacando a los estudiantes y la mayoría de las veces no daban ni las gracias. Desde que falleció la doctora Amelia Ocaña, una de las fundadoras, el Club perdió enteros….hasta que se acabó.
Con esta idea pero sin las incomodidades (que le quitaban a la gente las ganas de bucear) fundamos varios de antiguos socios de aquel Club el CUB, para la comunidad universitaria al completo –estudiantes y egresados-, para promover el disfrute del buceo tanto dentro como fuera de la comunidad universitaria de Granada, y fomentar el conocimiento del medio y la protección del entorno submarino. ¿Qué hacemos? Muy sencillo: Sobre todo, funcionamos como plataforma de organización de salidas de buceo al menos un par de veces al mes. Las inmersiones son totalmente gratis, cada uno trae su equipo y buceamos por libre. Para la recarga de botellas y alquiler de piezas de equipo que faltan nos echa una buena mano el Centro de Buceo Openwater de La Herradura.
MM – ¿Quien puede pertenecer a este club?
JDM - Está abierto a todo aquel que bucee o que quiera interesarse por el buceo, con las restricciones normales del buceo.
MM - ¿Es necesario tener un nivel avanzado de buceo para pertenecer a él?
JDM - No, en absoluto, por lo comentado antes. Desde niveles iniciales hasta divemaster, todo el mundo es bienvenido; aunque lógicamente las inmersiones que elegimos para hacer los fines de semana están condicionadas por el nivel de la gente que acude a bucear.
MM – ¿Que tipos de actividades tenéis pensado realizar o potenciar?
JDM - Pues aunque somos un Club muy joven, tenemos un especial énfasis en aquellas actividades que, además de hacer disfrutar el buceo a nuestros amigos, supongan una concienciación sobre la necesidad de bucear con seguridad, y de cuidar nuestros mares y océanos. En ese aspecto, estamos asociados a  EXTRASUB, una asociación para fomentar la seguridad en el buceo, y al PROJECT AWARE de PADI, de concienciación ambiental.
Para disfrutar del buceo, tenemos planeado un viaje de fin de semana a Calabardina, a bucear en esos pecios fantásticos, y a un día de buceo en las Lagunas de Ruidera, que también merecen la pena en su visita.
* * * * * *
Grupo CUB           Cualquier iniciativa que fomente el conocimiento y defensa de nuestro dañado medio natural, basada en el trabajo en equipo y solidario, nos parece digna de apoyo. El CUB granada nace con la intención de facilitar el acceso al mar dentro del espíritu de compañerismo que caracteriza al buceo. Y nosotros estaremos allí para narrar sus aventuras y experiencias. De momento los interesados en uniros a este proyecto podeis poneros en contacto con el CUB Granada en cubgranada@gmail.es.

avalanchas

                 Hablábamos en nuestra anterior entrada de lo importante que es el viento para nuestras actividades de montaña. Es el gran moldeador, el gran hacedor de nuestro campo de juego. Como ya dijimos también en gran medida es el responsable del peor enemigo del montañero, ese monstruo voraz que acecha agazapado en las laderas de sotavento. Es hora pues de que empecemos a meternos en harina y comencemos a estudiar a nuestro enemigo.

                Básicamente podemos distinguir dos tipos de avalanchas: avalanchas de nieve suelta y avalanchas de placa. Las avalanchas de nieve suelta ocurren cuando la nieve en superficie comienza a desprenderse desde un punto arrastrando nieve en su caída. Típicamente tiene una distribución triangular, parte de un punto original más o menos pequeño que se va ampliando a medida que va arrastrando nieve y haciéndose más grande a medida que desciende, Es de carácter superficial y entraña menos peligro, que viene marcado por la distancia existente al punto inicial. Como esta avalancha crece según va arrastrando la nieve es fácil de comprender que cuanta más distancia nos separe del origen más volumen de nieve impactará contra nosotros. De igual manera, a medida que la masa nívea desciende, el ancho del muro de impacto va aumentando.

AvalanchaNieveSuelta

              Las avalanchas de placa por su parte tienen su origen en el fallo estructural de la parte profunda del sustrato níveo, produciendo un desgarro completo y en bloque de la superficie, normalmente de forma rectangular, Son las avalanchas más peligrosas por el volumen de nieve que desplazan, por el espacio que cubren y por los daños que ocasionan.

Avalanchaplaca

        Dentro de las avalanchas de placa se distinguen a su vez tres tipos:

  • Avalanchas de Placa Blanda: Nieve nueva, poco compactada
  • Avalanchas de Placa Dura:  Nieve muy compactada y de mayor densidad.
  • Avalanchas de Placa Húmeda:  El bloque desprendido contiene una gran cantidad de agua.

La velocidad de estos últimos es menor que en los casos de nieve seca, pero su peligrosidad es mucho mayor ya que al tener mayor densidad la fuerza de su impacto es mucho mayor.

Movimiento del Manto Nivoso

Como ya hemos hablado con anterioridad el manto nivoso es un elemento de gran dinamismo debido a las tensiones a las que se ve sometido. Básicamente hay tres tipos de movimiento en el manto:

  • Movimiento de Compresión: Es el movimiento producido en la linea vertical y normalmente provocado por el propio peso del manto. Tiene un efecto comprensivo y bajo él los granos tienen a agregarse unos a otros. Este movimiento asienta el manto y le da estabilidad, ya que a largo plazo incrementa la dureza y la densidad.
  • Movimiento de Tensión: Es el movimiento producido en la linea horizontal. y bajo su efecto los granos se disgregan y se separan.
  • Movimiento de Cizalladura: Bajo este movimiento los granos son forzados a ir en direcciones contrarias, creando gran tensión al sistema. Las avalanchas de nieve suelta o de placa se deben siempre a un fallo estructural del manto provocado por un movimiento de Cizalladura

Movimientosdelmanto

   Otro movimiento determinante de las condiciones de la nieve es el que se conoce como Movimiento Lento de la Nieve. Este movimiento se produce debido a que la nieve en si misma es un material poroso y los copos de nieve tienden a recolocarse anulando los espacios libres entre ellos, gracias al efecto de la gravedad. El hecho de que se elimine el espacio vacío (aire) entre los copos aumenta la densidad de la nieve y la dureza de la misma, según incrementa la profundidad del manto níveo. Entendemos por densidad a los kilogramos de peso de un material reunido en un metro cúbico (Kg/m³). Usualmente la nieve estacional puede oscilar en unas densidades que van de los 30 a los 600 Kg/m³. A más densidad mayor dureza del material y por ende, a mayor dureza mayor densidad de la nieve. La dureza es una medida de la resistencia de un material, en este caso la nieve, a la compresión, y se mide en Newtons (medida de fuerza) por unidad de superficie: N/m². Un Newton por Metro cuadrado equivale a un Pascal.

        La dureza del manto normalmente y al igual que la densidad, aumenta con la profundidad y suele ser un elemento de evaluación de riesgos de avalancha. Para determinar la dureza de la nieve se utiliza un instrumento de superficie conocida que aplica una fuerza conocida a la superficie del manto. Dependiendo de la superficie necesaria para penetrar el manto habrá más o menos dureza. Sin embargo, y aunque lógicamente es más impreciso, existe un sistema casero de determinar la dureza del manto y por tanto el riesgo de avalancha. Veamos como realizarlo.

Test de Compresión del Manto Níveo Utilizando una Pala

         Más adelante tendremos oportunidad de comentar que la pala de rescate debe ser un elemento obligatorio en la mochila de todo montañero. Pero ahora la tendremos en cuenta para la realización de este test. Para la realización del mismo nos desplazaremos hasta la zona que queremos testear, usualmente como ya hemos visto a sotavento de la cresta. Obviamente, como estamos realizando una prueba en una zona de potencial peligro, las personas que lo realicen deberán extremar las precauciones. Localizaremos una zona en la que haya una profundidad máxima de 120 cm y procederemos a apartar la nieve, cortándola con el filo de la pala y sacándola hacia afuera hasta crear una columna de 30×30 cm (aproximadamente  una vez y media el ancho de una pala de rescate estandar). Este bloque de nieve será el que nos servirá para realizar el test y sobre el colocaremos el ala de la pala, sin el mango. El test consiste en realizar varias series de golpecitos (diez golpecitos por serie), cada vez de mayor intensidad, hasta ver cuando el bloque se desmorona.

Test PalaLas series son como siguen:

  • Primera serie: 10 golpecitos realizados  con un movimiento de muñeca y golpeando solo con la punta de los dedos
  • Segunda serie: 10 golpes realizados con un movimiento de muñeca y golpeando con la las primeras articulaciones de los dedos.
  • Tercera serie: 10 golpes con  toda la palma de la mano y realizados con todo el brazo extendido, con un movimiento desde el hombro.

Los resultados del test nos revelan la dureza del manto níveo y por tanto los riesgos de avalancha.

Resultados test de pala            La anterior tabla, reforzada con los colores de nivel de peligro de avalancha homologados, nos muestra lo fácil o difícil que puede ser una ruptura del manto, y por tanto el nivel de riesgo de aludes. Este valor lo debemos sumar a las otras consideraciones del medio que debamos tener en cuenta (desnivel de la pendiente, paso de esquiadores  o montañeros que corten la placa, etc).

Fallo por Cizalladura del Manto Níveo

        Para comprender las fuerzas actuantes durante una cizalladura debemos descomponer los diferentes vectores de fuerza que operan sobre el manto:

      Gravedad: Actúa de forma vertical por el propio peso de la nieve.

      Compresión: Actúa en dirección  al terreno que subyace bajo la nieve.

      Deformación: Actúa paralelamente al terreno en función del ángulo de inclinación de la pendiente.

grafico fuerzas cizalladura              Estas fuerzas generan tensiones en el manto. Las tensiones de compresión otorgan estabilidad al manto, mientras que las de deformación crean inestabilidad. Mientras las tensiones compresivas sean superiores a las de deformación el manto se mantendrá estable y seguro, pero a medida que las tensiones de deformación se hacen predominantes las probabilidades de avalancha aumentan. Las tensiones de compresión podemos medirlas, de alguna forma, con el test de dureza con pala al que antes hacíamos referencia, mientras que las tensiones de deformación vendrán en gran medida marcadas por ángulo de inclinación del terreno. En este sentido podemos decir que los aludes de placa son relativamente raros en inclinaciones inferiores al 25%, mientras que para inclinaciones mayores el riesgo aumenta exponencialmente.

     En lineas generales podemos reducir los elementos que influyen en las tensiones que mantienen estable al manto en dos: Cohesión y Fricción.

      La cohesión de la nieve nos indica el tipo de alud que se puede producir. Ante una nieve poco cohesionada, suelta, lo más probable es que se produzca un alud de nieve suelta, ya que no existe la suficiente fuerza cohesionadora para que se generen los bloques de nieve del alud de placa. La nieve seca poco cohesionada se genera cuando se dan estas condiciones:

  • Temperatura: Las temperaturas frías generan de forma muy lenta uniones o ligaduras entre los copos.
  • Ausencia de Viento: La nieve cae sin ser influida por ninguna fuerza que la apelmace en un punto.
  • Baja Densidad: Indica un bajo número de uniones

     Cuando la nieve se vuelve húmeda, por cambio estacional o influencia de vientos cálidos, la cohesión disminuye drásticamente, debido a que las ligaduras y uniones de los copos se funden, pudiendo alcanzar un nivel cero de cohesión. La nieve húmeda, por tanto, es candidata perfecta para los aludes de nieve suelta.

      El otro elemento de importancia, la fricción, se refiere al rozamiento existente entre dos capas diferentes del manto. Esta fricción depende del tamaño y forma de los copos de nieve, del contenido en agua y del peso del manto. Estos factores influyen en que las diferentes capas estén suficientemente trabados o por contra se deslicen unas sobre otras. La fricción, que es cero en superficie, se va incrementando conforme se gana en profundidad. Cuando la fricción y la cohesión son bajas en niveles profundos del manto existe riesgo de avalanchas de placa.

Profundizando en las Avalanchas de Nieve Suelta

          Como veíamos al principio de esta entrada, las avalanchas de nieve suelta son avalanchas superficiales de nieve, fácilmente reconocibles porque partiendo de un punto la nieve arrastrada creando una forma triangular. En este tipo de avalancha la estructura del manto no ha fallado, sino que es la cohesión de la nieve la que, al superar la pendiente el ángulo crítico (denominado ángulo de reposo) comienzan a caer. El ángulo de reposo para cada pendiente varía según la forma del grano, su temperatura o su contenido en agua. Por tanto lo que por la mañana puede ser un ángulo de reposo suficiente para contener la nieve, con el paso de las horas y el calentamiento y metamorfización de los granos puede convertirse en insuficiente y generar una caída de nieve.

           De forma natural estas avalanchas se pueden producir por el aumento local de la temperatura en un punto (por eso son frecuentes cerca de resaltes o salientes de roca) o por la caída de una roca. Un esquiador o montañero también puede mover el volumen de nieve suficiente para alterar el ángulo de reposo en un punto, generando un punto inicial de avalancha.

          En general, como el volumen arrastrado de nieve es menor que en los casos de alud de placa, se considera a este tipo de avalanchas menos peligrosas y en última instancia beneficiosas. Son beneficiosas por que de forma natural descargan volumen de nieve evitando la formación de futuros aludes de placa. Sin embargo no hay que olvidar que las avalanchas de nieve suelta son un peligro suficiente para carreteras y vehículos y que ellas mismas, si bien protegen de avalanchas de placa en cotas superiores, pueden ser el detonante de una avalancha de placa en cotas inferiores.

Avalanchas de Placa: Morfología

            Por todo lo anterior creo que ya queda claro que las avalanchas de placa son el gran enemigo, el gran monstruo acechante. Y esto es así por la violencia y el enorme volumen de material que se desplaza.  Una placa de nieve es una zona de nieve cohesionada, un gran bloque de material que descansa junto a otra capa más débil donde reside la zona de fractura. La placa de nieve genera la avalancha de placa cuando su perímetro se corta, por diferentes causas, separándola de la capa débil a la que estaba unida y provocando la descomposición de la misma.

Partes de una Placa de Nieve

  • Superficie de Deslizamiento: Es la superficie sobre la que se desliza la placa, puede ser el terreno o una capa profunda del manto.
  • Flancos: Son los laterales izquierdo y derecho de la placa, fracturados debido al movimiento descendente de la placa.
  • Corona: Parte superior de la placa, normalmente en ángulo recto con la superficie de deslizamiento. La fractura de ésta, que origina un corte desde la superficie hasta el fondo, origina el descuelgue de la placa y su deslizamiento hacia abajo.
  • Stauchwall: Borde inferior. Usualmente desaparece al descender la placa.

Avalanchas de Placa: Elementos Caracteriales

         La experiencia nos ha permitido identificar una serie de elementos necesarios para que se produzcan Avalanchas de placa. El primero de ellos es obviamente el ángulo de la pendiente. De forma intuitiva es fácil de entender que un mayor ángulo necesita una mayor fuerza de cohesión para sostener la placa. Sin embargo, aunque esto es cierto, la observación detenida nos dice algo más.  Si bien es cierto que en ángulos inferiores a 25° la tensión no es suficiente para generar fallos por cizalladura, también observamos que para ángulos superiores a 55° la propia descarga rutinaria de nieve suelta evita normalmente la generación de placas. No obstante esto último no funciona siempre, y el paso de esquiadores o montañeros pueden provocar, incluso atravesando un terreno horizontal o con poca pendiente, un fallo en placas superiores muy inestables. En estos casos la cizalladura corre por debajo de la superficie y ladera arriba hasta cortar la placa más arriba.

               De todo lo anterior podemos resumir, en base a los datos recogidos, que las pendientes con más riesgo son aquellas que se mueven entre los 25° y los 55°, con un  pico de intensidad que podríamos establecer en los 40°.

             Otro factor que influye en el desprendimiento de la placa es el espesor de la corona. Los diferentes análisis parecen apuntar a que las placas con mayor probabilidad de desprendimiento son aquellas con unas coronas de espesores que oscilan entre los 70 cm y el metro y medio. Las coronas más gruesas parecen más resistentes al desprendimiento, que solo suele suceder mediante el empleo de explosivos.

              La densidad de la nieve también indica la fuerza estructural de la placa. Se trata siempre de nieve cohesionada, en la mayoría de los casos por acumulación por efecto del viento o bien por nieve antigua con buenas uniones entre sus copos. El defecto propiamente está en que este bloque bien cohesionado está unido a zonas débiles.

             La dureza de la placa engloba tanto a placas muy blandas hasta placas muy duras. La dureza de la placa determinara el tipo de avalancha de placa que tendremos. Las placas duras generan avalanchas de placa formadas por grandes bloques, mientras que las placas blandas se deshacen en un muro de polvo níveo.

                   La temperatura también es un factor influyente. En general las temperaturas frías aportan estabilidad a la placa y son indicadores de cielos despejados que no aportaran nueva nieve a las zonas de riesgo. El aumento de temperatura elimina enlaces, como hemos visto, que pueden generar zonas de fractura.

                  En lineas generales esta entrada ha servido para describir a que nos enfrentamos, mientras que en nuestra anterior entrada procurábamos describir las condiciones meteorológicas que originaban las condiciones de peligro. En la próxima entrada espero avanzar un poco más. Veremos el terreno y su influencia en los aludes.



Mojon del Trigo

          Como montañeros de altura nuestras sendas nos conducen casi siempre por inmensos paisajes, alejados de la seguridad de las estaciones de esquí. Ese paisaje, de una brutal belleza, esconde un peligro dormido en sus entrañas que puede segar nuestra vida o la de nuestros compañeros de cordada: el alud, que como un feroz animal permanece emboscado esperando que alguien pase por la trampa tendida.

         Es necesario que la comunidad montañera sea consciente del peligro real al que nos enfrentamos. Mis rutas de montaña normalmente se realizan en el Parque Nacional de Sierra Nevada, un magnífico macizo montañoso de más de 2000 Km2 y poseedor de la mayor altitud, después de los Alpes, en el continente europeo. Sin embargo, su cercanía con la ciudad (no dista más de 30 Km de la ciudad de Granada) y su relativa accesibilidad, logra crear una falsa sensación de seguridad entre sus visitantes, casi como si de un parque periurbano se tratase. En Febrero 2011 John, Salvador y Julio salieron con la intención de hacer una travesía invernal hasta el Veleta. Conocedores del medio reconocieron el peligro inminente que guardaba el Corral del Veleta, así que decidieron darse la vuelta. En su retorno, casi cuando estaban finalizando la ruta, y mientras se encontraban en las proximidades de la cabecera del San Juan (cerca ya del Mojón del Trigo), la cornisa nívea se desplomó sobre ellos. Salvador, uno de los supervivientes, recordaba así lo sucedido: “John iba primero y nos había dicho que nos separáramos bastante como medida de seguridad, alrededor de 10 metros cada uno. De pronto escuché como tres truenos, miré a John un instante y luego me giré. Entonces vi como si una ola del mar se viniera contra nosotros y traté de recordar las conocimientos para este tipo de situaciones. Aunque nunca estás preparado para algo así, me tiré como si del mar se tratara y comencé a mover los brazos para mantenerme en la superficie y conseguir tener espacio para respirar. Cuando por fin paró, me di cuenta de que tenía comunicación con el exterior y pude hacer algo. Lo primero que hice fue llamar al 112 y de inmediato comenzaron a socorrernos“.

            La Guardia Civil elaboró el siguiente vídeo simulando las condiciones de la tragedia.

           Desgraciadamente aquel alud supuso la muerte para uno de sus integrantes. John desapareció bajo el manto blanco y pese a los esfuerzos por encontrarle de los diferentes equipos de rescate, hubo que esperar meses, concretamente al 18 de mayo, hasta poder encontrar su cuerpo a 400 metros del punto en el que fue engullido. Era un montañero experto, de hecho tomó algunas medidas para preservar la seguridad del grupo. Entonces ¿que es lo que falló?

       Nuestra montaña mata. Sus suaves laderas esconden la potencia salvaje del invierno. Las enormes acumulaciones de nieve provocadas por los recientes temporales de invierno y las súbitas subidas de temperatura crean  un terreno cada vez más inestable e inseguro. Es por ello que los amantes de la alta montaña debemos ser algo más que senderistas de altura. Nos enfrentamos a un enemigo bello, hermosamente mortal, y es una obligación aprender como respira, distinguir las ligeras variaciones de su gélido aliento. Luchar, en definitiva, por nuestra vida y por la de nuestros compañeros.

            Las presentes líneas, que se sucederán en varias entradas, están destinadas a transmitir aquellos conocimientos que he adquirido a mis compañeros de cordada, en definitiva los garantes de mi propia seguridad. Espero que la información aquí reunida les sea de ayuda a ellos y a todo aquel que acabe su navegación en este humilde blog.

Nivología: Conociendo la Nieve

             Al igual que un marino reconoce el estado futuro de la mar por los ligeros matices que lee en el horizonte, el montañero debe aprender a reconocer el estado del terreno que le rodea para tratar de evitar, por todos los medios, el accidente mortal. No es una tarea fácil. La nieve es un material moldeable que esconde la mayoría de las veces su auténtico estado. Por esta razón no debemos guiarnos simplemente por su estado aparente, sino tener en cuenta otros factores, más sutiles, que nos ayuden a conocer su estado real.

            ¿Pero que es la nieve? La nieve no es otra cosa que una acumulación de diminutos cristales de hielo y a su conocimiento se llama nivología. Los cristales de hielo tienen una estructura fractal en la que sus angulosos bordes se traban unos con otros formando los copos de nieve. La estructura de un cristal de hielo es siempre hexagonal, con seis brazos iguales.  A continuación podéis ver la imagen de un cristal de hielo, aunque la variedad de ellos es prácticamente infinita.

cristaldehielo

              Es observable y es intuitivamente fácil de entender que los copos de nieve variaran su cohesión dependiendo del nivel de trabado que puedan alcanzar estos cristales, y esto está directamente influido por la forma de su bordes angulosos. También sabemos que estos cristales no son materiales sólidos e inamovibles. Las diferentes condiciones climáticas pueden alterar su forma y por ende los bordes que mantienen la nieve cohesionada. Indudablemente lo que más puede afectar a la fusión de estos cristales de hielo es la temperatura, aunque esto viene influido por el poder de albedo o reflexión de la propia nieve. La nieve blanca, impecable, recién caída tiene aproximadamente un 90% de poder de reflexión, con lo que la temperatura absorbida por la incidencia solar es muy pequeña. La nieve sucia, la típica nieve grisácea o amarronada que indica la nieve antigua, absorbe mucho más la temperatura con lo que sus cristales tenderán a fundirse mucho antes.

        El aire es otro factor en cuenta, por que en definitiva es otro conductor de la temperatura ambiente. El aire sin movimiento es un mal conductor, por que la superficie en contacto con la nieve es siempre la misma y las temperaturas tienden a equilibrarse. Sin embargo cuando en el aire hay turbulencias las distintas capas de aire que rozan la superficie nívea, si estas están por encima de los 0º, aumentan la temperatura y tienden a fundir más rápidamente la nieve.

        La lluvia obviamente también provoca la fusión de la nieve al caer sobre ella con una temperatura superior a los 0º.

         Todas estas cuestiones las veremos con más detenimiento un poco más adelante. Lo importante es que asumamos lo sutil de la cohesión nívea y lo que importan factores externos a la propia nieve. Y, aunque la nieve es el centro de nuestra atención, conviene comprender las circunstancias que la posibilitan y en última instancia conforman los distintos tipos de nieve que nos podemos encontrar.

Un poco de Meteorología de Montaña

                  La meteorología, en ultima instancia, determina el campo de juego en el que se desarrollaran nuestras actividades. Lo queramos o no, sus rumbos y maneras determinarán las condiciones de la zona por la que vamos a transitar. Por esta razón resulta de enorme importancia que el montañero adquiera las destrezas necesarias, no solo para interpretar un parte meteorológico, sino también a discernir las condiciones creadas por la meteorología y a distinguir los rápidos cambios que se sucedan al rededor de él.  Porque en montaña, en alta montaña, los cambios son rápidos, produciéndose incluso discrepancias con los partes meteorológicos generales. Esto es así porque una cordillera es un elemento masivo, tremendo, que obliga a los vientos a cambiar sus rumbos y altitudes de forma brusca, alterando los modelos meteorológico estándar. Los partes meteorológicos que normalmente consultamos en los medios de comunicación o en la web, que podríamos llamar generalistas, utilizan una escala denominada sinóptica, muy eficaz para describir grandes condiciones ciclónicas para una anchura de 1000 Km. Sin embargo el carácter local de las montañas requiere utilizar otra escala, denominada mesoescala, que abarca de 1 a 100 Km, mucho más precisa y adecuada para estudiar la evolución tormentosa en alta montaña. Esta última escala es la que usan los expertos meteorólogos de los servicios de montaña para determinar las condiciones de riesgo en sus instalaciones, pero desgraciadamente no suele estar disponible para los aficionados a la montaña. Y tampoco existen partes meteorológicos específicos para

                A grandes rasgos podemos distinguir dos tipos de climas de alta montaña: el marítimo y el continental.

  • Clima de Montaña Continental.  Se produce en las masas montañosas situadas en el interior de los continentes.  El aire seco que las rodea provoca que las precipitaciones sean escasas y las temperaturas relativamente bajas. Hay poca profundidad en la nieve pero esta es frecuentemente inestable debido a debilidades estructurales del manto nivoso. En este tipo de clima la capa de nieve antigua es la que suele fracturar.
  • Clima de Montaña Marítimo. Se produce en aquellas cordilleras cercanas a la costa. La humedad cercana provoca grandes precipitaciones (de nieve si se dan las condiciones adecuadas) y genera temperaturas relativamente templadas. Las condiciones de inestabilidad suelen sobrevenir después de la nevada, en la nieve reciente cercana a la superficie. El aire relativamente templado cohesiona rápidamente la nieve, por lo que la condición de inestabilidad post-nevada dura poco tiempo. Sin embargo otras características de este clima (lluvia, temperaturas altas) pueden crear condiciones de inestabilidad mucho después de la nevada inicial. La lluvia puede crear costras heladas que origine planos de deslizamiento en futuras nevadas.

         Cabe decir que estas circunstancias no son únicas y que lo más frecuente es que nos encontremos con modelos de transición que incorpore en diferente grado aspectos de los dos modelos. Un caso típico de esto es el macizo de Sierra Nevada, tremendamente influido por el clima cálido y húmedo del Mar de Alborán, pero en el que la gran carga nívea viene provocada por los vientos continentales del norte. Por que son los vientos y no otro elemento, los grandes moldeadores del invierno en la montaña.

El Viento

                El viento es el señor y el gran modelador de las cumbres. Su fuerza erosiona riscos y puede transformar la nieve existente o la que se está produciendo en una situación de potencial riesgo. Su velocidad, dirección y el tipo de precipitación resultante son uno de los factores más importantes a la hora de establecer los riesgos de avalancha. Podemos distinguir dos componentes principales en todo viento; el componente horizontal y el componente vertical. El componente horizontal viene marcado por los factores de velocidad y dirección del viento. Tanto la dirección como la velocidad del viento son valores que se ven modificados por la altitud del mismo. Es decir, mientras que el viento a gran altitud presenta unos valores más o menos limpios dependiendo de las diferencias de presión de la atmósfera, cuanto más nos acercamos al terreno más influye éste en ralentizarlo (debido a su rozamiento con el terreno) o a cambiar su dirección. Cerca de las cumbres imperan estos valores limpios de los que hablábamos al principio. Los vientos, poco afectados por el terreno circundante, soplarán con una velocidad que vendrá determinada por la diferencia de presión entre dos zonas y una dirección que irá de la zona de más presión a la de menor presión. En un mapa meteorológico típico las zonas de presión de la atmósfera vienen marcadas por las líneas de isobaras (que unen puntos de igual presión) . El viento soplará en angulo con estas líneas hacia la zona de menor presión, con una velocidad que vendrá dada por la cercanía de estas lineas. A mayor cercanía, mayor diferencia de presión y más velocidad.

        Sin embargo el factor que más influye en las nevadas es el componente vertical, es decir la velocidad de ascenso del viento. Por lo general cuando los vientos ascienden generan nubes y precipitaciones, más abundantes cuanto más veloz sea. Por contrapartida los vientos descendentes despejan y resecan los cielos. Esto es así por que cuando el aire cargado de humedad sube, la temperatura de este desciende debido a que se expande al encontrar una menor presión. Mis amigos buzos saben por experiencia lo calientes que se ponen las botellas cuando comprimimos aire en su interior y lo frio que el aire sale de la botella cuando la vaciamos. Los motivos son los mismos. El aire que se expande se enfría, mientras que el que se comprime se calienta.

          La pérdida de temperatura depende de la humedad que contenga el aire. En general podemos hablar de que un aire seco pierde alrededor de 1ºC por cada 100 metros de elevación, mientras que el aire húmedo vendría a perder 1ºC cada 200 metros de elevación. Cuando el aire disminuye su temperatura lo suficiente se alcanza el punto de rocío, el aire se satura al 100% de humedad y comienza a precipitar. Dependiendo de la temperatura y las condiciones esta precipitación será de agua o de nieve.

          Existen cuatro modelos típicos para explicar el ascenso del aire:

  1. Modelo ciclónico o de convergencia. Este modelo afecta a grandes zonas. Nuestras cumbres se verán afectadas en la medida que se encuentren inmersas en la zona ciclónica. Este modelo indica que en el hemisferio norte, debido a las fuerzas Coreolis, el aire circula en sentido contrario a las agujas del reloj y hacia el centro (zona de baja presión). En esta zona central el aire se ve obligado a ascender para hacer sitio al aire que está entrando desde el exterior, con lo que se enfría e inicia las precipitaciones. El efecto contrario es el descenso del aire y su expulsión hacia el exterior, lo que aclara los cielos.  Por lo general se habla de una velocidad de ascenso del aire para este modelo de 1 a 10 centímetros por segundo, sucediendo las precipitaciones durante decenas de horas o varios días.
  2. Modelo Frontal. Una masa de aire caliente se encuentra con otra de aire más frio. El aire caliente asciende sobre la masa fría, usualmente con una pendiente de ascenso del 1%. Sin embargo cuando un frente frio se encuentra con una masa de aire caliente el primero se introduce debajo de este, elevándolo, con una pendiente mayor, de un 4%. Esta diferencia de pendiente afecta a la velocidad de ascenso del aire, ofreciendo diferentes modelos de precipitaciones. Un frente cálido proporcionará precipitaciones no demasiado intensas durante varios días, mientras que un frente frio creará precipitaciones muy intensas pero poco duraderas (horas). Está última situación es la que usualmente observamos con nuestra gota fría. El viento frio del norte llega y se encuentra con la cálida masa de aire mediterránea, cargada de humedad, la eleva con brusquedad disminuyendo su temperatura y provocando fortísimas precipitaciones de corta duración. La velocidad de ascenso para este tipo de modelos va de 1 a 20 centímetros por segundo. Las precipitaciones pueden durar varias horas.
  3. Ascenso Orográfico. Quizás este, por su aspecto local, sea uno de los aspectos a tener más en cuenta. Por que si bien los anteriores modelo, por su generalidad, son suficientemente seguidos por la meteorología, los aspectos locales no suelen ser contemplados en los partes generales, con lo que debe ser el propio montañero el encargado de saber leerlos y prever las consecuencias.  Cuando el viento se encuentra con una montaña se ve obligado a ascender por su laderas y aumentar su velocidad horizontal. Esto se debe a que la masa de aire se ve comprimida por el terreno mientras asciende, hasta llegar a la cima. Al llegar a este punto y comenzar a descender la velocidad horizontal desciende. El incremento de la velocidad vertical (ascenso del aire), enfría el aire, alcanzando el punto de rocío. Lo más usual es que la masa de aire descargue las precipitaciones en las primeras zonas de encuentro con la montaña, ya que más adelante  el aire ya carecerá de la humedad suficiente para generar precipitaciones. Trataremos de ahondar un poco más adelante en modelos específicos para situaciones concretas de montaña, aunque en lineas generales podemos decir que el encuentro con una montaña genera una velocidad de ascenso del aire que puede ir de 1 cm a 2 metros por segundo, provocando precipitaciones abundantes que pueden llegar hasta la decena de horas de duración. Dado que nuestra cordillera (Sierra Nevada) se distribuye de Este a Oeste, es evidente que en lineas generales los vientos que pueden crear mayores precipitaciones son aquellos que llegan desde el norte o desde el sur, ya que son los vectores a los que se somete a un más rápido ascenso quedando las cumbres todavía en zona de descarga.
  4. Modelo Convectivo. Sucede cuando el aire se calienta en superficie debido a los altos valores de radiación solar. El aumento de su temperatura hace que se eleve provocando las precipitaciones. Ciertamente por definición este modelo tiene poca influencia en las precipitaciones invernales de montaña, aunque si debe ser tenido en cuenta como para las precipitaciones estivales que eventualmente pueden devenir en ventiscas o nevadas locales en altura.

        La velocidad y dirección del viento, como se está viendo, son factores fundamentales a la hora de definir los riesgos de alud en una zona concreta determinada. De hecho así es considerado por los meteorólogos de los servicios de montaña. Por norma general el viento ascendente y veloz, genera y arrastra la nieve hasta llegar a la cumbre, donde se desacelera y pasa depositar la nieve. Debido a la diferencias de presión entre las zonas de barlovento y sotavento de la montaña, es normal que en la cumbre se produzca una velocidad del viento muy superior a la del aire libre. Un cambio de pendiente brusco ocasiona mayores diferencias de presión y por tanto más velocidad. Cuando la pendiente es muy pronunciada puede ocurrir que el flujo de aire se separe del terreno al pasar a sotavento, originando remolinos e invirtiéndose la dirección de la corriente de aire. Este tipo de flujo es determinante en la generación de cornisas y en la acumulación de nieve a sotavento potencialmente generadora de avalanchas. La acumulación a sotavento de nieve peligrosa ocurre aunque las condiciones no permitan crear cornisas (porque el cambio de pendiente no es suficientemente brusco), y esto lo hace especialmente peligroso ya que estas acumulaciones no son tan fáciles de detectar debido a que no hay cornisas que nos marquen los vientos predominantes.

                 Otra circunstancia en la que el viento puede generar potencialmente una avalancha son lo que se conocen como vientos Foehn. El viento Foehn sucede cuando a sotavento se sitúa una zona de baja presión. En la zona de barlovento hay un aire cálido que se ve arrastrado por encima de la montaña enfriándose para volverse a calentar al pasar a sotavento. Este viento puede generar precipitaciones en la zona de barlovento y lo que es peor, aumentar la temperatura de la nieve al rozarse contra el terreno durante su descenso. Se puede derretir la parte superficial de la nieve, congelándose al caer la noche y generando una costra que eventualmente se puede convertir en un plano de deslizamiento si ocurren nevadas posteriores.

Efectofoehn                 En nuestro caso particular del macizo de sierra nevada nos encontramos con un escenario típico para que se sucedan los vientos Foehn. De un lado tenemos las caras norte, abundantemente cargadas por los fríos vientos continentales, y por otro lado tenemos el lado sur, frecuentemente venteado por vientos de origen sahariano. Estas condiciones son especialmente frecuentes y peligrosas en primavera, donde las nieves de las caras norte se ven acariciadas por los cálidos vientos en descenso del Sur. Este recalentamiento del manto nivoso puede provocar inestabilidad, sino en la misma cumbre si en las zonas de acceso a ellas. Por lo tanto, especial precaución en las caras norte cuando sople nuestro sur, especialmente esos días de finales de invierno y primavera.

El Arrastre de la Nieve y la Formación de Cornisas

                El viento no solo genera en última instancia las nevadas , sino que a determinadas velocidades redistribuye la nieve en superficie. A grandes rasgos ya hemos visto que el viento ascendente tiende a arrastrar la nieve hasta la cumbre, pasando a depositarla en la zona de sotavento. estas acumulaciones de nieve pueden, por si mismas, originar avalanchas. Entendemos por velocidad umbral del viento a la velocidad que necesita un determinado viento para producir este fenómeno de arrastre. En este sentido sabemos que la velocidad umbral del viento:

  •  aumenta  según aumenta la humedad y la temperatura de la nieve. Es decir, a mayor temperatura es necesario un viento más fuerte para que se produzca este arrastre y una velocidad menor si la nieve está muy seca y hay baja temperatura.
  • aumenta si la deposición original de la nieve se ha producido con viento, ya que en estas condiciones la nieve se compacta más.
  • aumenta según aumenta el tiempo desde la nevada original, ya que la nieve tiende a cohesionarse.

        Como veíamos antes este arrastre de la nieve puede provocar cornisas y zonas de avalancha en la parte de sotavento de las crestas, debido a que es aquí donde el viento se desacelera. Al ser golpeadas las partículas de nieve contra la superficie comienzan a compactarse y a comprimirse fuertemente, generando una estructura de mayor o menor tamaño que llamamos cornisa. Las cornisas, que se crean en las zonas de cresta con fuerte cambio de pendiente, presentan una serie de características interesantes:

cornisadenieve

  1. Las cornisas con fuerte extraplomo muestran una clara información sobre los vientos dominantes, marcando las zonas de barlovento y de sotavento.
  2. La zona a sotavento, bajo la pared de la cornisa, es perfecta para la generación de placas de nieve.
  3. La parte extraplomada de la cornisa es en si misma un peligro. Su desprendimiento fortuito puede causar heridos o generar una avalancha más abajo. En este sentido cabe señalar que si bien la zona de cresta es la zona más segura cuando hay riesgo de avalancha, conviene vigilar donde pisamos para detectar posibles cornisas camufladas por la nieve y evitar roturas de las mismas.

En una próxima entrada hablaremos de otros conceptos, ahondando en las características de las avalanchas y otros factores del terreno que deberemos tener en cuenta para aumentar la seguridad de nuestras travesías


Por Antonio Salinas   

      La verdad es que no se bien como lo decidí. Supongo que estaba viendo uno de esos programas informativos donde se desgrana la corruptela e inmundicia de esta querida piel de toro, donde algún banquero resultaba ser el protagonista por habérselo llevado crudo a costa de los cientos de miles de ciudadanos que habían confiado en él. En ese momento se me iluminó la bombilla. No tengo un duro, pero dada la situación imperante, estaba claro que era mejor disfrutar lo poco que uno tiene en uno mismo antes de esperar a que el espabilado de turno venga prometiendo el “milagro de la gaseosa” y me quite lo poco que tengo.

        Había llegado el momento de planear un viaje de buceo.

Planificación: Diseñando Nuestro Viaje al Paraiso

Pasaportes          Estaba claro que nos apetecía mucho probar otras aguas, con colores, temperaturas y transparencias diferentes. El destino natural para los buceadores europeos es el Mar Rojo, con la impresionante infraestructura creada en Sharm-el-Sheik, pero este año con las revueltas y los problemas de seguridad generados en Egipto los vuelos hasta esta zona de buceo se estaban viendo comprometidos o directamente cancelados. Dado que estaba planificando un viaje con tres meses de antelación era necesario buscar un destino más estable, así que dirigí mi interés hacía el otro lado del océano, hacia aguas del Mar Caribe.

Mi intención era contratar vuelos y estancia (es decir, toda la parte logística) por un lado y el centro de buceo por otro lado. Eso creía que me iba a permitir configurar mucho mejor las opciones de buceo, que finalmente era el objetivo del viaje.  Lo primero que me di cuenta era que existían paquetes de viaje con dos destinos en Mar Caribe donde era inusitadamente barato viajar. El estado de Quintana Roo, en la Península de Yucatán (México) o República Dominicana, con las playas de Punta Cana. La razón era evidente. Hay un enorme volumen de turismo, fundamentalmente de recién casados españoles hasta esos puntos. Los viajes, todo incluido, hasta esos puntos resultaban realmente baratos, pero ¿eran destinos apetecibles desde el punto de vista de un buzo?.  A eso iba a contestar mi segunda parte de la investigación. Leyendo en multiples foros descubrí que aunque las aguas de República Dominicana eran bonitas la inmensa mayoría de buceadores elegían Quintana Roo por dos razones fundamentales: Las espectaculares inmersiones en los cenotes mayas y el buceo en las cristalinas aguas de la Isla de Cozumel. A eso se unía una tercera razón que estaba descubriendo en ese mismo momento. Durante la ventana temporal de nuestro viaje (Agosto) se producía el paso migratorio de los tiburones ballena (Rhincodon typus) y se organizaban salidas para nadar entre ellos y contemplar a estos majestuosos animales. Madre mía, ya lo había elegido. Poco me importaba que los destinos fueran zonas masificadas. Al fin y al cabo solo íbamos a comer  (mas bien merendar de forma potente), cenar y dormir. Los mega hoteles de la zona nos iban a garantizar que siempre íbamos a tener un punto de comida en la zona, ya que, por experiencia, cuando uno se mete en estos líos a veces acaba tarde y sin lugares en los que comer decentemente. Por tanto esto cubría todas las necesidades logísticas del viaje, sin olvidar que no nos obligaba a nada. Si encontrábamos un buen sitio para comer, allí que nos quedábamos.

           Había llegado el momento de comentárselo a Celia. Le mandé un wastup con el escueto mensaje: “¿Qué te parece si en estas vacaciones nos vamos a hacer cenotes y nadar con el tiburón ballena?”. Me respondió con una carita sorprendida. En ese momento supe que teníamos “Luz Verde“.

Celia con dinerito fresco, preparado para gastarlo en el Caribe

Celia con dinerito fresco, preparado para gastarlo en el Caribe

Destino Yucatán
1237473_10202102212495812_1455475198_o

Antonio, recién llegado a Mexico

Los siguientes días hubo que arreglar papeles, preparar pasaportes, revisar equipo, cambiar algo de dinero para llevar un poco de efectivo. Dos días antes de irnos de viaje, durante una inmersión, mi ordenador Suunto Viper Air decidió quedarse sin batería sin previo aviso (nota para el fabricante). No acabo de entender los test de batería realizados en todos los encendidos, dando siempre el OK, para que luego simplemente te diga que no hay batería y se ponga en modo reloj en plena inmersión. Menos mal que estaba Boychi (nuestro ángel de la guarda, del centro Open Water) y me hizo un eficaz cambio de pila, por que ya me veía revisando tablas en plena corriente.

El vuelo, que lo hacíamos con Pullmantur Air, lo tomábamos en Madrid. La sorpresa agradable consistía que que podíamos llevar hasta 40 Kg de equipaje, sin pagar extras. Justo el doble que en el resto de compañías, lo que nos permitía llevar sin inconvenientes todo nuestro equipo pesado de buceo.

Así pues, y sin mayores incidentes, llegamos tras ocho horas de vuelo al paraíso. Nada más salir del Aeropuerto Internacional de Cancún comprobamos cual iba a ser nuestro mayor problema: la humedad. Nada más poner pie en tierra, y una vez alejados de los aires acondicionados de la terminal, parecía que nos habían tirado un cubo de agua encima. ¡Tremendísima humedad!

Afortunadamente el autobús que tenia que llevarnos hasta el complejo hotelero disponía de aire acondicionado y resultó ser un oasis. Mirábamos por la ventanilla del autobús y veíamos a nuestro alrededor grandes extensiones de selva. La noche caía ya, pero eran pocas las luces que se observan, pequeñas haciendas al borde mismo de la carretera.

La aventura estaba servida.

Pepe Dive Center: Diversión, organización  y un Puntito de Locura

headpdc

           Cuando estaba preparando el viaje también busqué, lógicamente, el centro de buceo con el que realizaríamos las inmersiones. Quedó claro al poco que investigué que el mejor en la zona de Playa del Carmen era el Pepe Dive Center, especialistas en buceo en cenotes y con salidas a la Isla de Cozumel. Durante los meses previos al viaje intercambié no menos de quince correos con Pepe Esteban, alma mater del centro, quien tuvo la paciencia de contestar las mil y un preguntas que le hice, ayudándome a planificar las inmersiones e incluso la estancia en Playa del Carmen. Parece una cosa fácil, pero cuando desconoces las zonas de inmersión y la operativa propia de un centro  la cuestión se torna difícil. Yo sabía donde quería bucear, pero había que ver si esto era posible de acuerdo al planing del centro o a los condicionantes marinos propios de la zona.

Pepe Dive Center. Fotografía de Pepe Esteban, publicada con su permiso.

Pepe Dive Center. Fotografía de Pepe Esteban, publicada con su permiso.

                El caso es que, tal y como prometió, el primer día que amanecimos en tierras del nuevo mundo nos estaba esperando, a las 8:00 de la mañana en la puerta del hotel. A los cinco segundos de empezar a hablar con él nos dimos cuenta de con quien estábamos tratando. ¡Genio y figura! Pepe es pasión pura, ama profundamente el mar y lo que hace. Esta claro que es su oficio, pero hablando con el notábamos que había siempre algo mas.  Los buzos no eramos simples cliente, de forma inmediata eramos tratados como amigos facilitándonos toda la información que pudiéramos necesitar, tuviera o no tuviera que ver con el buceo. Esta situación hizo que de repente contáramos con un aliado en la zona.

               En pocos minutos llegamos al centro, de llamativas paredes rojas: El Sancta Santorum del buceo en la península de Yucatán. El centro está precedido por un amplio patio donde se preparan los equipos y se endulzan al regreso. En el interior están las oficinas, la zona de planificación y un patio interior con piscina y una ducha en la que quitarnos la sal. La operativa del centro consiste en repartir el equipo, que se guardará en unas grandes bolsas y que se cargará en los vehículos que nos llevarán hasta la zona de inmersión, ya sea el barco o la entrada de la cueva que vamos a explorar. Prepararemos los equipos y nos vestiremos in situ, evitando así caer agotados por el pegajoso calor local antes de tiempo.

Buceo en Playa del Carmen: Nuestro Encuentro con la Corriente

                      A los pocos minutos de reunirnos en la entrada del Hotel esperando a Pepe para nuestro primer día de inmersiones, nos dimos cuenta que esas vacaciones iban a ser especiales. Celia y yo habíamos planificado el viaje en solitario, ya que ninguno de nuestros estupendos amigos y compañeros de inmersiones podía acompañarnos.  así pues, aunque el destino era espectacular, quizás le iba a faltar el puntito de diversión cuando se realiza un viaje en grupo.

                          Nos equivocamos.

                         Casualidades de la vida, en el mismo hotel en el que nos alojábamos nosotros también lo hacían otros cuatro buzos que pasarían la semana también al ritmo que marcaba Pepe. Se trataba de Cristina y Jordi, de Barcelona, y Boro, de Valencia, y Miguel, de Granada. Manda narices por otra parte que atravesara el atlántico para ir a coincidir con un buzo granadino en el mismo hotel. Resultaron ser extraordinarios buzos y mejores personas, por lo que nuestra estancia en México, a parte de los buceitos, fue muy divertida.  Las primeras inmersiones las realizamos en la inmensa barrera coralina de Playa del Carmen. El barco rápido que utiliza el centro nos llevó de forma eficiente atravesando las aguas esmeraldas y dejando atrás los complejos hoteleros de la zona. Delante nuestra se abría una inmensa zona de selva en la que en algún sitio parecía despuntar aun algun antiguo templo. Estábamos en el Paraiso.

Despues de las inmersiones siempre habia lugar paraunos fresquitos y unas risas.

Después de las inmersiones siempre había lugar para unos fresquitos y unas risas.

Las inmersiones de Playa del Carmen

           

    Adrian “Adri” del Prado, nuestra guía en prácticamente todas las inmersiones que realizaríamos en aguas mexicanas, nos dio las claves durante el briefing para bucear de forma segura en el caribe. Las fuertes corrientes obligaban a que nos lanzáramos todos a la vez del barco, permaneciendo agrupados en superficie y descendiendo juntos para evitar que estas nos dispersaran. El truco para disfrutar de la inmersión era no luchar con la corriente, sino dejarse llevar por ella, viendo el magnífico paisaje que se nos presentaba como si de una película se tratase.

Adri nos informa sobre la inmersión que vamos a realizar-

Adri nos informa sobre la inmersión que vamos a realizar.

                       Nuestras inmersiones se realizaron en los puntos conocidos como Tortugas, Sábalos, Barracuda, Mocche y Mocche Profundo. Sencillamente fueron espectaculares. La transparencia del agua, la comodidad de ir con menos neopreno y menos peso y la cantidad de bellisimos animales que aparecían ante nosotros nos estaba dejando sin habla. La mayor ilusión de Celia era ver tortuguitas en su medio y el primer día pudo ver tres comiendo pacíficamente en el fondo. Ni que decir tiene que no pudo resistirse a tocarlas ligeramente. ¡Un sueño cumplido! La sensación, por otra parte, de dejarse llevar por la corriente era alucinante. realmente parecía que volábamos sobre el fondo, casi sin gastar energía. Es por esto que casi todoas las inmersiones rondaban la hora o directamente la sobrepasaban.

                   El arrecife de Playa del Carmen, la  barrera coralina  de mayor tamaño de todo el planeta después de la Gran Barrera australiana, se caracteriza por la calidez de sus aguas, su transparencia y por, aun siendo aguas caribeñas, ofrecer inmersiones de poca profundidad. Es por tanto el lugar ideal donde los centros de buceo prueban las habilidades de sus clientes, antes de lanzarlos a aguas un poco más complicadas o en las que haya mayor riesgo para la vida subacuática. No obstante, y aun siendo zona de pruebas, los paisajes que encontraremos y la infinita variedad de animales nos harán disfrutar al máximo de este precioso ecosistema.

Fondos coralinos en Playa del Carmen. Fotografía de Jordi Ruiz

Fondos coralinos en Playa del Carmen. Fotografía de Jordi Ruiz

                Los puntos más conocidos de inmersión en esta zona son los siguientes:

  • Pared Verde: Muro situado entre 20 y 30 metros de profundidad. Cubierto de corales y esponjas y abundante vida marina. Dificultad media.
  • Mocche: Inmersión poco profunda (max. 12 metros) ideal como segunda inmersión. Grupos coralinos de gran belleza que incluyen un arco cubierto de esponjas y corales. Se trata de una inmersión fácil.
  • Mocche Profundo: Muro coralino situado entre 20 y 30 metros. Hay que vigilar el tiempo DECO ya que se inicia a máxima profundidad y hay que ir ajustando la inmersión según nos indique el ordenador. Dificultad media.
  • Chun Zubul: Inmersión de tan solo 10 metros de profundidad sobre fondo coralino, ideal para disfrutar de la magnífica luz caribeña. Fácil.
  • Jardines: Inmersión poco profunda (12 metros) sobre un pequeño muro coralino. En ocasiones y según temporada, es posible avistar tiburones toro en este punto. Fácil.
  • Tortugas: Gran extensión entre 18 y 4o metros de profundidad, con fuerte corriente. Punto de frecuentes avistamientos de tortuga. Dificultad media/Difícil.
  • Sábalos y Barracuda: Arrecifes a poco profundidad y separados entre si por una corta distancia de suelo arenoso. Magnífica luz y rincones protegidos de corriente donde amplios bancos de peces se resguardan.
  • Mama Viña Wreck: Pecio hundido en 1995 a 25 metros de profundidad para crear un arrecife artificial. Se trata de un pequeño barco pesquero dedicado a la pesca de gambas. Puede ser explorado su interior, pero debido a la fuerte corriente se recomienda solo a buceadores experimentados. Difícil.
  • Punta Venado: Muro coralino situado entre 25 y 35 metros de profundidad y fuerte corriente. Dificultad Media.
Pepe Dive Center: Como Contactar

Indudablemente después de lo que habéis leído y lo que aun queda por leer (por que tambien hicimos cenotes, Isla de Cozumel y nadamos con el tiburón ballena), no puedo menos que recomendaros que si vais a hacer inmersiones en la Riviera Maya lo hagáis con Pepe y su equipo. No solo cuidarán de vosotros como si fuerais miembros de su familia, sino que os harán que os la paséis en grande.

headpdcwww.pepedivecenter.com
info@pepedivecenter.com
Tlf (Pepe): (00521) 984 132 11 91